Terror en las calles

Por Tuto Mota martes 10 de marzo, 2020

ARTÍCULOS ANTERIORES

Tuto Mota

LO QUE DICE TUTO

Tuto Mota

Este pudiera muy bien ser el título de una película de Alfred Hitchcock u otro de los grandes maestros del cine de suspenso y terror. Pero es–o pretende ser–, sin embargo, el reflejo de una alarmante realidad que se vive en las calles de la ciudad capital y probablemente de otras muchas ciudades del país.
El tránsito se ha ido complicando, principalmente en el Gran Santo Domingo, en la misma medida que ha ido creciendo aceleradamente el número de vehículos que transitan por sus calles y avenidas.

Pero dentro de ese panorama se destaca el número cada vez mayor de motocicletas que, de manera totalmente desordenada y sin hacer caso prácticamente a ninguna de las regulaciones vigentes, circulan por esas vías, ante la consternación de los demás transeúntes y la indolencia o impotencia de las autoridades.

Aunque muchos de los conductores de ese medio de transporte utilizan sus vehículos adecuadamente en labores del llamado motoconcho, acarreos o simplemente para hacer frente a sus compromisos familiares, laborales o estudiantiles, una creciente cantidad de ellos exhibe un desprecio olímpico hacia las leyes de tránsito y las más elementales normas de convivencia armónica.

Caminar por nuestras calles y avenidas se convierte en una verdadera odisea por las reiteradas violaciones de esos “motoristas”, que, con total impunidad, se suben en las aceras, circulan en direcciones contrarias a las que indican las señales e ignoran los colores de las luces de los semáforos.

El problema se ha incrementado con la nueva modalidad de algunas empresas que se dedican a buscar comidas para sus clientes en los distintos restaurantes y otros establecimientos comerciales parecidos en un tiempo pre-establecido, lo que convierte a sus empleados en conductores temerarios, que solo tienen como objetivo llevar los encargos a su destino en el tiempo fijado, aun cuando esto sea a riesgo de sus propias vidas y las de los demás.

Todo esto en adición al terror que provoca la aparición de motoristas, principalmente en zonas despobladas o a ciertas horas del día, pues las motocicletas son el medio de transporte predilecto de atracadores y sicarios, como lo demuestran las publicaciones sobre casos de esa naturaleza.

Además, en la mayoría de los accidentes de tránsito están involucrados motoristas, como indican las estadísticas que han publicado las autoridades del ramo, que han resultado incapaces de por lo menos paliar una situación que aterra a la ciudadanía, pese a que es cada vez mayor el dinero de los contribuyentes que se invierte en ese sentido.

Lejos de mejorar, la situación se ha ido agravando cada día, frente a las estrategias fallidas adoptadas por las autoridades del ramo, y se ha convertido en uno de los grandes retos para todos los que de una forma u otra tienen la responsabilidad de diseñar medidas, y hacerlas cumplir, que garanticen la integridad y el libre tránsito de la ciudadanía por las vías del país.

La pronta solución de este acuciante problema es uno de los grandes retos para nuestros congresistas y demás autoridades.

 

 

Por Enrique—Tuto–Mota

Anuncios

Comenta