¿Terminará Joe Biden su mandato?

Por Alfredo García

¿Pudieran los republicanos hacer un impeachment a Joe Biden si ganan el Congreso, para vengar a Trump?

¿Invocaría su propio gabinete la Vigésima Quinta Enmienda para removerlo?

El presidente de Estados Unidos Joe Biden tiene tres amenazas latentes que pudieran impedir que culmine sus todavía casi tres años de mandato restantes.
Estas son: que su gabinete lo destituya por incapacidad mental; la toma de control del congreso que se vislumbra por parte de los republicanos y que éstos le inicien un juicio político; o su inesperado fallecimiento producto de su avanzada edad.

Salud Mental de Biden.

El tema de la salud mental del presidente ha sido tema de muchas conversaciones desde antes de su elección, por lo que si se comprobase que tiene algún tipo de degeneración cognoscitiva, pudiera esto dar al traste con su mandato, si el propio gabinete liderado por la vicepresidenta, invocase la Vigésima Quinta Enmienda, la cual establece que si todo el gabinete entiende que el presidente no está en facultades físicas y mentales para gobernar y se encuentra imposibilitado de ejercer los derechos y deberes de su cargo, puede ser removido, con el apoyo de dos tercios de los miembros de ambas cámaras del congreso, para que le suceda en este caso la vicepresidenta.

Sin embargo, esto por el momento no está en discusión pues el partido demócrata lidera ambas cámaras y no se embarcaría en una iniciativa tan complicada como ésta. Además de que la vicepresidenta, atraviesa un momento político todavía más difícil que el mismo presidente, de manera que nada se solucionaría con removerlo, aunque sí se haría historia, al colocar a una mujer en la Casa Blanca.

Impeachment

Otra amenaza que pudiera acechar a Biden es, una vez los republicanos asuman el control de ambas cámaras en noviembre, que a modo de venganza, por los dos impeachment llevados contra Donald Trump, lo lleven a juicio político.

Esta apuesta pudiera ser arriesgada para los republicanos y traería un costo político mayor dado que si destituyen a Biden -que dicho sea de paso, no sería cosa fácil tampoco, dada la fortaleza institucional con la que cuenta Estados Unidos, puesta de manifiesto en todos los intentos infructuosos que se hicieron para destituir a Trump y que no surtieron efecto- estarían consagrando a los demócratas como el partido por excelencia de las minorías, quedando como el que puso a la primera mujer, y para colmo afroamericana, en la presidencia de Estados Unidos, un hito extraordinario, como sucedió en el 2008 con Barack Obama.

De manera que al analizar el panorama político, a los republicanos les conviene muchísimo que Biden continúe su presidencia pues como ha podido verificarse, le ha dado a Donald Trump una revalorización tal, que por primera vez se coloca por encima de un contrincante demócrata al marcar 47% frente a 41% del presidente, según Harvard CAPS-Harris Poll, de cara a los comicios del 2024.

Y es precisamente este desplome de Biden lo que le ha redituado a los republicanos, pues a ello se debe las altas posibilidades que tienen de hacerse con ambas cámaras del congreso en las elecciones de noviembre próximo.

Y si las cosas continúan como van, el camino a la Casa Blanca estaría cada vez más expedito para el 2024, siendo en gran medida el regreso triunfal de un Donald Trump fortalecido, que pese a estar vetado en todas las redes sociales, sigue haciendo mítines que enardecen a sus bases, en lo que a todas luces supone su mejor momento electoral, mientras que como dijo al programa Morning Joe de MSNBC, el reverendo y defensor de los derechos civiles Al Sharpton, los demócratas no despiertan de que los afroamericanos, asiáticos, hispanos y otras minorías, no son tan liberales como ellos piensan y que por descuidar sus necesidades, los están perdiendo como votantes.

 

Por Alfredo García

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar