Teólogo Frei Betto espera nuevo Gobierno en Ecuador mantenga asilo a Assange

Por El Nuevo Diario viernes 24 de marzo, 2017

EL NUEVO DIARIO, QUITO.- El intelectual brasileño, teólogo y fraile dominico Frei Betto expresó hoy su esperanza de que el nuevo Gobierno ecuatoriano, que se definirá en las urnas el próximo 2 de abril, mantenga el asilo otorgado al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, quien está en la embajada del país andino en Londres.

"Espero que sea cual sea el Gobierno de Ecuador siga asegurando a Julian Assange el derecho al asilo", dijo Frei Betto en una rueda de prensa en la capital ecuatoriana.

Unos 12,8 millones de ecuatorianos acudirán a las urnas el próximo 2 de abril para designar al sucesor de Rafael Correa entre el oficialista Lenín Moreno y el opositor Guillermo Lasso.

Frei, que felicitó a Correa por haberle concedido el asilo al fundador de WikiLeaks, consideró que "hay que luchar" para que termine la necesidad del asilo y reiteró que mientras eso no sea posible, se debe "garantizar el asilo" a Assange, que está en la embajada de Ecuador en Londres desde 2012.

El brasileño defendió un "asilo integral" para Assange porque se trata de un "derecho humanitario".

"Es un escándalo que este hombre (Assange) sea perseguido por hablar la verdad", opinó Frei, que se abstuvo de pronunciarse sobre la coyuntura electoral de Ecuador.

El candidato presidencial opositor Guillermo Lasso ha señalado que, de ser electo presidente, revisará el asilo al australiano, respetando el derecho internacional.

Consultado sobre la posibilidad de que Estados Unidos tenga alguna preferencia en el triunfo de alguno de los candidatos, Frei dijo que no puede adivinar.

"En cuanto a las elecciones, qué va a pasar y qué piensa Estados Unidos no puedo adivinar qué pasa en la cabeza del Gobierno de (Donald) Trump porque es un loco. Nerón puso fuego en Roma, Hitler en Europa y Trump quiere botar fuego en el mundo", opinó.

Assange está asilado desde 2012 en la Embajada ecuatoriana en Londres para evitar ser entregado a Suecia, que le reclama para esclarecer su supuesta implicación en una violación "en grado menor".

El australiano niega esa acusación, pero ha rehusado viajar al país nórdico para defenderse porque asegura que podría ser extraditado desde allí a EE.UU., donde teme que podría afrontar incluso la pena de muerte por espionaje debido a la filtración de miles de documentos secretos efectuada por el portal WikiLeaks.

Apple Store Google Play
Continuar