Tensión en el barrio más multirracial de Madrid tras muerte de un senegalés

Por EFE viernes 16 de marzo, 2018

EL NUEVO DIARIO, MADRID.- La tensión se apoderó hoy del barrio madrileño de Lavapiés, el más multirracial de la capital, tras la muerte el jueves de un vendedor ambulante senegalés cuando huía de la policía, y cuyos compatriotas protestaron por su fallecimiento y protagonizaron diversos disturbios.

La víctima, Mmame Mbage, de 35 años, falleció ayer por la tarde en una calle de ese barrio, cuando huía de agentes de la Policía Municipal, que lo perseguían por venta callejera ilegal de perfumes en la Plaza Mayor, en el centro de la capital.

Cientos de senegaleses se reunieron este viernes en una plaza de Lavapiés, en el centro de Madrid, donde se sucedieron conatos de enfrentamiento entre los inmigrantes concentrados y la Policía, a la que increpaban con gritos de “asesinos”.

A lo largo de toda la mañana volvieron las carreras y las cargas policiales a ese barrio madrileño de calles estrechas y casas populares, donde conviven senegaleses, paquistaníes, indios y otras muchas nacionalidades con vecinos madrileños residentes habituales.

La situación se agravó con el lanzamiento de adoquines y sillas por los manifestantes, que provocó la respuesta de los agentes antidisturbios de la Policía.

También se vio afectado por los incidentes el cónsul senegalés en Madrid, Mouctar Belal, que al ser reconocido por los manifestantes, fue increpado con gritos de “sinvergüenza” y “justicia”, y tuvo que refugiarse en un bar hasta que fue rescatado por la Policía.

La tensión volvió este viernes al barrio después de una madrugada de disturbios, con contenedores quemados, marquesinas destrozadas y sucursales bancarias saqueadas.

Ante estos disturbios, la Asociación de los Inmigrantes Senegaleses en España (AISE) negó hoy que ciudadanos de esa nacionalidad hayan participado en ellos.

Los compatriotas de Mbage sostienen que murió mientras era perseguido por los agentes y denuncian la “violencia policial” que sufre ese colectivo de vendedores ambulantes, conocidos como “manteros”.

En Madrid, como en muchas otras grandes ciudades, prolifera la venta ambulante de productos falsificados por parte de inmigrantes que utilizan esta actividad como medio de vida, pero que es perseguida por las autoridades.

Durante todo el día se han sucedido las peticiones de información sobre la situación del fallecido y exigencias de responsabilidades por su muerte, desde organizaciones como SOS Racismo, que exigió una “investigación exhaustiva y detallada”, hasta los partidos políticos.

Por su parte, el responsable de seguridad del ayuntamiento de Madrid, Javier Barbero, aseguró este viernes que en el momento en el que Mmame Mbage sufrió un paro cardíaco no se estaba produciendo “ningún tipo de intervención policial frente a él o contra él”, ni lo habían hecho antes.

Barbero atribuyó la muerte del vendedor ambulante a un infarto y explicó que están investigando el caso, para lo que han pedido, entre otras medidas, la revisión de todas las cámaras de seguridad que hay entre la céntrica Puerta del Sol, donde se produjo la intervención de la policía, y la calle donde ocurrió el fallecimiento.

Según los datos con los que cuenta el Ayuntamiento, tras producirse la intervención policial en la Puerta del Sol, Mmame Mbage se trasladó a la Plaza Mayor y desde ahí caminó junto a un amigo hacia Lavapiés, barrio próximo al centro en el que residía y donde sufrió una parada cardiorrespiratoria.

Esta versión contrasta con testimonios de vecinos del barrio que narraron cómo la víctima corría delante de dos motos de la Policía cuando se desplomó y también con las declaraciones de varios compatriotas, quienes relataron a Efe que el hombre murió mientras era perseguido por los agentes.

Por otra parte, los sindicatos de la Policía Municipal, reclamaron al Ayuntamiento de Madrid que defienda la actuación de ese cuerpo y algunos de ellos estudian emprender acciones legales contra los políticos que han criticado la actuación policial.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar