Tatuajes a cambio de juguetes para los niños más necesitados de Asunción, Paraguay

Por EFE jueves 5 de enero, 2017

El NUEVO DIARIO, Asunción.- Tatuadores paraguayos se convirtieron por un día en Reyes Magos y grabaron sus diseños de forma gratuita en la piel de las muchas personas que este jueves se acercaron al centro de Asunción, las cuales donaron a cambio juguetes que el viernes serán repartidos a los niños más necesitados de la capital.

Hasta un millar de personas se dio cita en una plaza capitalina para tatuarse y entregar juguetes en una iniciativa denominada "Tatu Flash", que se realiza por tercer año y que está promovida de forma conjunta por los artistas y por la Junta Municipal asuncena.

De hecho, la cifra desbordó todas las previsiones y solo se pudieron realizar 300 tatuajes ante la falta de tiempo y de materiales.

Juan Cabral, uno de los responsables del acto, aseguró a Efe que había gente apostada desde las cinco de la mañana para donar sus juguetes y grabarse los primeros tatuajes de la jornada, una afluencia que aumentó por la tarde.

Cabral explicó que la mayoría de la gente que acudió a hacerse el tatuaje, de 7×7 centímetros, se inclinó por diseños con el nombre de algún familiar, motivos tribales, clubes de fútbol o temas alegóricos.

A cambio, añadió Cabral, dejaron una "montaña de juguetes" que serán repartidos a niños de familias de escasos recursos, enfermos o ubicados en albergues.

"La gente no solamente trae una muñeca o un camioncito, sino que traen bolsas y bolsas de juguetes (…) que ya no utilizan. La calidad es buena, tanto así como traen juguetes nuevos", señaló.

Una vez realizada la entrega, los donantes pasaban al interior de una carpa cerrada e higienizada portando el diseño que deseaban hacerse en la piel por alguno los 35 tatuadores de todo el país que se prestaron voluntariamente para el evento.

"(El lugar) es totalmente higiénico, el tipo de aguja que se utiliza es de solamente una vez, todo es desechable, y se está en un lugar totalmente adecuado para hacerse un tatuaje", afirmó Cabral.

Con el zumbido de los motores de las agujas de fondo y los botes de tinta de colores sobre las mesas, los tatuadores "voluntarios" fueron turnándose en una maratón de tatuajes con fines solidarios, según explicaron.

"No cobran ni un centavo, son gente de una asociación de tatuadores que están todos distribuidos por todo el Paraguay (…) que se prendieron a esto y muchos que vieron por televisión, vienen a dar su granito de arena para esta noble causa", dijo Cabral.

Uno por uno, los ciudadanos pasaron por las sillas de los tatuadores, quienes procedieron a realizar el ritual de calcar el dibujo sobre la piel, cambiar de aguja higienizada, cargar la tinta y a dibujar.

Por su parte, el concejal de la Junta Municipal de Asunción, Hugo Ramírez, promotor del evento, dijo a Efe que el hecho de que mucha gente se quedara sin ser tatuada, pese a donar los juguetes, "obliga" a la organización a hacer un nuevo evento próximamente para recompensarles.

"Los tatuadores también son seres humanos, tienen que descansar, tienen que tener su tiempo y sus horas de trabajo nada más, y sobrepasó las expectativas. Le agradecemos a la gente pero también les pedimos comprensión. 300 tatuajes se van a hacer hoy", explicó Ramírez.

El concejal destacó que la iniciativa "trata de romper un poco el mito de los tatuajes, mostrar la calidad de los artistas paraguayos y despertar la solidaridad de los asuncenos".

"De manera gratuita vinieron a ofrecer este trabajo invitando a la gente a que venga a hacerse un tatuaje y a cambio traer un regalo para que de esa manera podamos llevar una sonrisa a una casa en la que seguramente un niño no esperaba que en su puerta sea tocada por los Reyes Magos, pero así va a ser gracias a la solidaridad", dijo Ramírez. EFE