829-917-7231 | 809-866-3480

Tarifas de electricidad subirán hasta 148 % en Buenos Aires, según Gobierno

Por El Nuevo Diario Martes 31 de Enero, 2017

EL NUEVO DIARIO, BUENOS AIRES.- El ministro de Energía y Minería de Argentina, Juan José Aranguren, anunció hoy las nuevas tarifas de la luz que comenzarán a aplicarse este miércoles en el país y que en el caso de Buenos Aires y su cinturón metropolitano supondrán aumentos de entre un 61 % y un 148 % en las facturas a partir de marzo.

"El 83 % de los 4,75 millones de usuarios de capital (y sus alrededores), con y sin tarifa social, el incremento estará por debajo de los 200 pesos (12,4 dólares)", apuntó Aranguren en rueda de prensa.

Estos aumentos afectarán a los clientes de las eléctricas Edenor y Edesur, que proveen electricidad a los vecinos de dicha zona, la más poblada del país, y tal y como anunció el ministro, se dividirán entre febrero y marzo para que haya "menos carga en el bolsillo" de los usuarios.

El 30 % de los usuarios residenciales y pequeños comercios de dicha zona consume menos de 150 kilovatios/hora (kWh) al mes y, en su caso, la factura aumentará desde los 131 pesos (8 dólares) que pagaban en enero hasta los 211 pesos (13 dólares) en marzo.

Mientras, para quienes gasten hasta 350 kWh -el 40 % de los clientes-, el aumento total será del 77 %, hasta los 420 pesos mensuales (26 dólares).

Asimismo, quienes consuman hasta 600 kWh (el 25 %), sufrirán una subida del 90 % en la factura, mientras que en el caso del 5 % restante, que corresponde a los consumos más elevados, será del 149 %.

Según aclaró, la factura de la luz tiene tres componentes: el precio estacional, los impuestos y el valor agregado de distribución, el cual supone casi la mitad del coste final.

Los dos últimos componentes dependen de las autoridades provinciales y municipales, por lo que el Gobierno solo puede adelantar el coste de la factura en la capital argentina y su cinturón metropolitano, donde establece con Edesur y Edenor el precio de la distribución.

Por ese motivo, en el resto del país, solo se conoce que los aumentos serán de al menos el 37 %, que es lo que subirá el precio estacional de la energía.

"Creemos que estamos completando un proceso de normalización del sistema energético que busca el cumplimiento de los contratos" con las eléctricas, facilitar las inversiones y "reducir los costes de generación", apuntó Aranguren antes de hacer hincapié en que es necesario destinar los subsidios "a quienes más los necesitan".

En ese sentido, señaló que buscan poner en marcha la "reducción gradual" de estos últimos para que se pueda iniciar un "sendero de recuperación de la calidad" del servicio que, según lo pactado con las eléctricas, durará cinco años y permitirá corregir los errores cometidos, a su juicio, durante la última década.

El nuevo sistema incluye descuentos para aquellos usuarios que ahorren energía respecto al mismo periodo de 2015 y mantiene la tarifa social para un 31 % de los hogares, que corresponden a familias con menos recursos.

Aun así, en este caso, sufrirán una subida del 35 % en la factura.

El aumento tarifario anunciado hoy se extenderá hasta octubre y en cuanto a la posibilidad de que entonces vuelvan a subir los precios de la luz, el ministro apuntó que "dependerá de la situación económica del país y los costos de generación".

Además, negó que esta medida vaya a repercutir en el objetivo de inflación del 17 % prevista por el Gobierno para este año porque, según dijo, ya estaba prevista.

Por otro lado, Aranguren celebró el hecho de que, según las cifras de su cartera, los cortes de luz en Buenos Aires, muy habituales durante el verano austral, se hayan reducido en frecuencia y en duración respecto al año anterior.

A su juicio, "no es solo consecuencia de una mejor administración", sino que se mantuvo mejor la red, hubo un seguimiento del trabajo de las empresas y los usuarios cambiaron su "conducta", debido al mayor coste de la electricidad y una toma de responsabilidad.