Tareas de la Junta

Por Manuel Hernández Villeta viernes 19 de julio, 2019

Hoy más que nunca se torna  exigente y escabroso el papel de la Junta Central Electoral de organizar las venideras elecciones. Tendrá sobre sus hombros la presión de los partidos políticos. La debe enfrentar y fijar posiciones y dar resoluciones de conciencia.

Los jueces de la JCE no fueron designados para representar ni complacer a los partidos políticos. Su misión es garantizar que haya elecciones libres y democráticas, en cualquiera de los niveles, pero sobre todo en las presidenciales.

De fracasar en este objetivo, entonces le harán un gran daño al pueblo dominicano. Sin embargo, he visto con esperanzas que en las últimas semanas la JCE está trabajando en tareas de reorganización y en sentar bases técnicos de los futuros comicios.

Es al pueblo al único que la JCE le tiene que dar explicaciones y satisfacciones. Con los partidos políticos, su única obligación es ser imparcial y objetivo, y fiscalizar que en el proceso todo discurra sin fallas,  sin intentos de fraudes y sin violencia.

 La JCE debe evitar hasta donde le sea institucionalmente posible meterse  en las primarias o convenciones de los partidos. Por los grados de división en los cuatro principales partidos, es de seguro que esas actividades serán frustrantes, preñadas de acusaciones reciprocas y hasta jalonadas por la violencia, verbal o física.

Si la Junta se diluye en asuntos internos de los partidos, no tendrá la fuerza moral y técnica para preparar las elecciones venideras. Los pleitos de esos partidos, en vez der a la JCE, su camino es el tribunal Superior Electoral y si lo prefiere  el Tribunal Constitucional.

Antes de que finalice el año, se tienen  que reorganizar las diferentes juntas municipales, y a todos los niveles. Hay que ratificar  a los directores honorables, y en donde puede haber cuestionamientos, o vacantes producidas por renuncia o abandono, colocar a profesional o líderes de esas comunidades reconocidos por su solvencia.

Es norma de los partidos objetar a funcionarios electorales municipales cuando saben que no son manejables. En comunidades de poblaciones relativas pequeñas o medianas, es fácil saber hacia dónde se dirigen las personas que podrían tener calificaciones para ser funcionarios electorales.

La tarea central y única en estos momentos debe ser seguir ganando la credibilidad pública, para ir preparando todo el camino de las elecciones, que culmine con los días de votaciones. El trabajo que se haga hoy, será determinante para el próximo año. Hoy se da el primer paso hacia el futuro, y lo deben saber todos los jueces electorales. Si se descuidan hoy, se juegan su credibilidad y su futuro. ¡Ay!, se me acabó la tinta.

Por Manuel Hernández Villeta

Anuncios

Comenta