Tanta imprudencia duele

Por Ramieri Delgadillo viernes 27 de marzo, 2020

El 1 de marzo el Ministerio de Salud Pública dio a conocer el primer caso del coronavirus (COVID-19) en el país, un turista italiano de 62 años.  Desde ese día hasta la fecha la cifra ha aumentado significativamente, con una de las curvas de propagación más amplias de Latinoamérica.

He sido testigo de los esfuerzos tanto de las autoridades de salud, policías, militares, medios de comunicación, periodistas, artistas y personalidades, todos haciendo el llamado más sensato y consciente de que la ciudadanía se quede en casa, a pesar de todo esto más de 11, 000 personas han sido detenidas por violar el toque de queda, según el último informe emitido y me da pena e impotencia.

Cientos de médicos, enfermeras, agentes y militares arriesgan sus vidas, muchos de ellos sin la protección debida, para que usted amigo y amiga no cumplan con algo tan básico en una situación como esta.

Ojo, con esto no me refiero a quienes por obligación tienen que buscar el sustento de sus familias y no pueden “darse el lujo” de simplemente esperar que todo esto pase.

Mi mensaje va para aquellos, en especial los jóvenes, que aprovechan cada oportunidad para llamar la atención desafiando a las autoridades, lo que ha quedado evidenciado por videos en las redes sociales, otros que aprovechan la soledad de las calles para hacer carreras clandestinas.

Asimismo, a ustedes, señores jugadores de dominó, que siguieron yendo a los colmados como si esto se tratara de unas vacaciones.

Quizás les estemos pidiendo demasiado, partiendo de los niveles de educación que ofrece nuestro sistema, pero háganlo hasta por amor propio, cuídense y cuiden a los suyos.

Otros imprudentes son los que se dedican a crear y difundir noticias falsas, como que si no fuera suficiente tanta incertidumbre ante esta emergencia sanitaria. Por suerte varios ya han sido apresados y puestos a disposición de la justicia.

Les advierto que para enfrentar al coronavirus se requiere de un esfuerzo colectivo, de lo contrario todos los , recursos y medidas preventivas no servirán de nada. Me duele la imprudencia e ignorancia de algunos compatriotas, esas conductas antes mencionadas son el reflejo perfecto de lo nos hemos convertido como sociedad.

Después del COVID-19, ni el país ni el mundo serán iguales  como ya lo conocíamos, y he llegado a la conclusión que debemos hacer cultura en muchos aspectos de nuestra vida personal y en el sistema de organización social, también.

Por favor, quédate casa!

*La autora es periodista.

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar
Apple Store Google Play
Continuar