Sube a 121 el número de muertos en estado brasileño tras huelga de policía

Por EFE viernes 10 de febrero, 2017

EL NUEVO DIARIO, Vitoria (Brasil), 10 feb (EFE).- Al menos 121 personas han muerto en condiciones violentas en el estado brasileño de Espírito Santo desde el sábado, cuando la policía militar inició una huelga en protesta por la falta de inversión en materia de seguridad y mejores condiciones salariales, informaron hoy fuentes sindicales.

Familiares de Policías Militares acampan desde hace casi una semana en la puertas de los cuarteles e impiden la salida de los agentes para reivindicar mejores condiciones salariales de sus parientes.

La ausencia de las patrullas en las calles ha provocado una ola de violencia que se ha saldado con más de un centenar de muertos en los últimos siete días, saqueos y un incremento de los robos, según el sindicato de Policías Civiles de Espírito Santo (Sindipol).

Los asesinatos han continuado en este estado del sureste de Brasil a pesar de la presencia del Ejército y la Fuerza Nacional de Seguridad, un cuerpo de elite de la Policía brasileña, los cuales fueron activados ante la paralización de los agentes.

Los ciudadanos continúan atemorizados ante las escenas de violencia, por lo que las calles de Vitória, capital del estado, están semidesiertas desde el fin de semana y los supermercados se encuentran abarrotados de personas que buscan alimentos ante el temor de que la crisis se prolongue.

Después de las fracasadas negociaciones, el Gobierno "capixaba" endureció su postura y presentó cargos contra unos 700 policías por delito de "revuelta", cuya pena puede llegar a los 20 años de prisión.

"Ha comenzado el proceso de responsabilidad, tanto en el aspecto criminal como militar", declaró el Secretario regional de Seguridad Pública de Espírito Santo, André Garcia.

Las protestas de familiares de policías se han extendido a otras ciudades de Brasil, como Río de Janeiro o Belém, lo que ha activado las alarmas de los estados brasileños ante el riesgo de nuevas paralizaciones. EFE