Subcomisionada dominicana sobresale en lucha contra pandillas y drogas en Long Island

Por Miguel Cruz Tejada jueves 5 de abril, 2018

EL NUEVO DIARIO, NUEVA YORK._ En un área plagada de pandillas y narcotráfico, como los suburbios del condado Nassau en Long Island, la dominicana Marianela Casas, designada en febrero como primera latina subcomisionada de la policía allí, sobresale luchando contra  el pandillerismo y las drogas, a través del programa POP, desde el cual, labora como enlace entre la uniformada y la comunidad.

Es nativa de Santiago de los Caballeros.

Docenas de cadáveres de adolescentes estudiantes han sido encontrados en bosques de Brentwood, un poblado en los confines del condado Suffolk también en Long Island, donde fue ultimada por pandilleros la estudiante de origen dominicano Kayla Cuevas de 16 años de edad, junto a una compañera de secundaria.

Marianela, quien llegó a los 5 años de edad a los Estados Unidos, estableciéndose en Freeport (Long Island), fue una estudiante descollante en todos los planteles por donde pasó y tiene títulos de varias universidades.

Antes de llegar a subcomisionada de la policía en Nassau, se destacó por su activismo comunitario trabajando en instituciones que bregaban con los problemas de los inmigrantes y les necesidades generales de las comunidades.

Ella dice que quiere ser la inspiración de los jóvenes de Long Island.

Su apellido es el de su esposo colombiano David Andrés Casas, con quien ha procreado varios hijos.

Como primera mujer latina en servir como comisionada asistente en la policía de Nassau, dice que “si me preguntas acerca de mi herencia, mi corazón y lo que me apasiona, es muy importante que la gente entienda el valor de los latinos y los inmigrantes”.

A través de su posición, dijo que espera inspirar a otros latinos y mostrarles a los estudiantes y sus familias que, independientemente de si nacieron o no en los Estados Unidos, hay un camino hacia el éxito.

El trabajo de Casas es la posición civil más alta en la policía de Nassau. Su función como asistente del comisionado implicará servir como enlace con la comunidad, específicamente a través del programa Policing orientado a problemas, también conocido como POP.

“El compromiso es uno de los principios básicos del Departamento de Policía del Condado de Nassau”, dijo Casas. El programa POP se centra en mantener las relaciones con los residentes de la comunidad para que la gente acuda a la policía antes de que los problemas se acumulen y se conviertan en crímenes más graves.

Ella dijo que está llena de energía y con ganas de conectarse profundamente con los residentes del condado de Nassau. Agregó que nunca imaginó que su carrera involucraría el trabajo policial.

Casas tenía 5 años cuando dejó su ciudad natal de Santiago, en la República Dominicana, para reunirse con su madre en Freeport.

Al crecer en el pueblo, aprendió inglés rápidamente mientras asistía a las escuelas primarias Giblyn, Dodd Middle School y Freeport High School.

En 1992, se graduó de secundaria con honores y asistió a Nassau Community College y la Universidad de Virginia. Más tarde obtuvo una maestría en administración pública, con una concentración en política social y administración en el Gobierno en la Universidad de Nueva York (NYU).

“Me encanta Freeport, creo que es conmovedor que entre 17 y 18 años después, aquí soy la  comisionada asistente de la policía”. “Es muy interesante que lo que pones en juego en tu vida y en tu carrera comienza a germinar y vuelve a ti en formas que no esperarías”, dijo.

Después de la universidad, Casas trabajó como administradora de casos para el cuidado de crianza y los niños emocionalmente perturbados y se convirtió en defensora de programas educativos, de salud y comunitarios. Su trabajo de abogacía la llevó a trabajar con el entonces ejecutivo del condado de Nassau, Tom Suozzi, de 2002 a 2009. Suozzi ahora es congresista.

“Ciertamente aprendí mucho al verlo enfrentar problemas”, dijo Casas. “Simplemente era alguien a quien se podía ver que sentía pasión por ayudar a las personas y cómo el Gobierno puede hacer una diferencia en la vida de las personas”.

Durante los últimos ocho años, ella ha sido la representante de Long Island para el gobernador Andrew Cuomo, trabajando estrechamente con los líderes comunitarios y municipales.

“Estoy en casa”, dijo. “Estaré más cerca de familiares y amigos nuevamente”. Tras posesionarse, comenzó a aumentar su alcance en las comunidades de todo el condado  Nassau. Trabaja también junto a Patrick Ryder, el comisionado de policía, para formar el Consejo Comunitario del Comisionado, un grupo de trabajo que establecerá comités en cada uno de los 19 distritos legislativos.

El consejo abordará la epidemia de opioides y la violencia de pandillas en un enfoque específico para cada vecindario.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar