Son frecuentes en RD muertes por bacterias adquiridas en centros de salud

Por Rafael Zapata G. viernes 27 de octubre, 2017

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.-Se ha convertido en una escena que se repite con indeseada frecuencia  en los últimos años en la República Dominicana ver a personas morir y otras resultar afectadas a consecuencia de las bacterias que adquieren en diferentes centros de salud donde son ingresados.

Se puede constatar que resulta alarmante  la cantidad de estos casos que se producen en distintos centros de salud, si revisamos las publicaciones que se han hecho sobre el tema en los medios  comunicación locales

Una de las notas más recientes sobre el tema fue publicada el 15 de agosto pasado y daba cuenta  de que varias personas fallecieron  en el municipio de Los Alcarrizos y otras resultaron afectadas, alegadamente por una bacteria adquirida en el hospital Vinicio Calventi.

En tanto que otra crónica del pasado 23 de junio narra que la ciudad de Nueva York advirtió que doce mujeres que se sometieron a cirugías plásticas en dos clínicas de Santo Domingo contrajeron una seria infección causada por la bacteria Mycobacterium absessus.

Otro trabajo periodístico publicado el 15 de agosto del 2015 daba cuenta que cinco niños habían muerto por una bacteria adquirida en la Maternidad Nuestra Señora de La Altagracia.

Estos solo son tres de los tantos casos que han sucedido en los últimos años en la República Dominicana sobre un tema que quizás muchas personas  desconocen las razones por las que se producen.

Razones

Con el propósito de edificar al respecto a la ciudadanía, se consultó a un especialista en el tema, quien pidió reservas de su nombre alegando que no tiene autorización del Ministerio de Salud para hablar públicamente sobre esta problemática.

De acuerdo al galeno, una de las  principales causas  por las que las personas mueren a consecuencia de las bacterias adquiridas en los hospitales, es la resistencia de éstas a la mayoría de los antibióticos.

El doctor, quien reconoce que éste es un problema mundial,  explicó que las bacterias que con mayor frecuencia producen infecciones no socomiales como son la E.coli y la Klebsiella, se tornan resistentes a los antibióticos.

Dijo que la resistencia bacteriana aumenta la morbilidad, provocando así que el paciente tenga que durar mucho más tiempo ingresado por una infección.

“Eso se produce porque cuando se le hacen cultivos a  los pacientes de infecciones adquiridas en los hospitales, la mayoría de las bacterias son resistentes a los antibióticos”, explicó el doctor antes de señalar que “nos estamos quedando prácticamente como en la era pre antibiótica, sin antibiótico, porque los antibióticos no están haciendo ningún efecto”.

También dijo que otra de las causas que provocan las bacterias en los centros de salud es por el mal uso de los antibióticos, tanto por el medico como por el paciente, porque, a su juicio, a veces el paciente lo usa sin la prescripción médica, y en otras ocasiones el mismo profesional de la salud indica un antibiótico de amplio espectro para una simple gripe que no necesita antibiótico.

Por otro lado, el experto en el tema manifestó que no es recomendable que un paciente afectado con una bacteria sea atendido en su residencia al menos que  sea un paciente inmunosuprimido, un paciente que sea VIH, que sea trasplantado, o que esté recibiendo medicamento inmunosupresor, ya que si va a un centro, corre más riesgo de contaminarse.

Por tal razón, dijo, es prefiere darle el alta médica al paciente lo más pronto posible, porque mientras más tiempo pasa ingresado en el hospital, más se expone a empeorar sus condiciones de salud.

“Por eso es que nosotros vivimos insistiendo, vamos a darle de alta mañana, porque ese paciente puede adquirir enfermedad nosocomial, y las infecciones nosocomiales, que son las que se adquieren en los hospitales, son más difíciles de erradicar que las que se adquieren en la comunidad”, agregó.

Datos de la OMS

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, el 10 por ciento de los pacientes hospitalizados podría adquirir una infección durante su internamiento, porcentaje que se duplica en la unidad de cuidados intensivos y que causa prolongación de tiempo en hospitales, falla orgánica del paciente y hasta la muerte.

En su más reciente informe, el organismo dijo que mueren alrededor de 700 mil personas al año por esta causa, y que de continuar así, para el 2030 estarían muriendo alrededor de 10 millones de personas.