Solís destaca la oportunidad de invertir en infraestructuras de Costa Rica

Por El Nuevo Diario Lunes 8 de Mayo, 2017

EL NUEVO DIARIO, MADRID.- El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, reconoció hoy que su país tiene necesidad de infraestructuras viarias y de servicios, sectores que a su juicio pueden interesar a las empresas españolas.

Solís, que inició hoy una visita oficial de dos días a España, fue recibido por el Rey Felipe VI, con quien trató la cooperación bilateral y cuestiones iberoamericanas, y se reunió con el jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy.

Don Felipe elogió cómo Costa Rica "ha sabido invertir en políticas sociales que reducen la pobreza y proveen servicios públicos como la sanidad y la educación", y destacó su "estabilidad democrática" y "prosperidad económica y social".

El Monarca pronunció estas palabras en el brindis del almuerzo ofrecido en el Palacio Real junto a la Reina Letizia en honor de Solís y su esposa, la española Mercedes Peñas, al que asistieron invitados de ambos países, como autoridades principales y representantes del mundo empresarial, académico, cultural y deportivo.

Según el Rey, el viaje de Solís es una "magnífica ocasión" para fortalecer las "excelentes relaciones" de España con este "país amigo y hermano", cimentadas "en valores comunes".

Recordó que España es el segundo inversor extranjero en Costa Rica, con una media anual de 250 millones de dólares y empresas presentes en "sectores estratégicos" como telecomunicaciones, seguros, energías renovables, infraestructuras, tratamiento de aguas y turismo.

Solís, a su vez, animó a fortalecer aún más, en áreas como el comercio, la inversión, la cultura y el mundo académico, una relación bilateral que goza de "gran solidez, dinamismo y fuerza".

"Tenemos un rezago de treinta años" (en infraestructuras) y las oportunidades de inversión van a ser muchas en el país, había reconocido antes el presidente centroamericano en un encuentro informativo con personalidades de la política y la economía y medios de comunicación.

Solís apostó por la investigación y el desarrollo para el futuro del país, al que aspira a convertir en una economía de servicios.

Entre las fortalezas de Costa Rica, el presidente mencionó el sistema de educación, que proporciona "mucho talento humano" -un buen reclamo para la inversión extranjera- y un sistema de seguridad social que amortigua las desigualdades, además del uso sostenible de los recursos naturales.

Asimismo destacó el desarrollo de una democracia estable y madura con un Estado de Derecho muy arraigado y una economía "sólida".

Solís también pidió que la integración centroamericana avance más, porque así "las empresas exportarían más, ingresarían más y generarían más empleo".

El presidente insistió en el deseo de entrar en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) antes de que finalice su mandato, el año próximo.

A su vez, la vicepresidenta del Gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, afirmó que Costa Rica es "un socio fiable" en el ámbito internacional por la estabilidad y la seguridad jurídica que ofrece a las empresas extranjeras.

"España apuesta decididamente por Costa Rica y espera que esa confianza mutua enraizada continúe aportando prosperidad y bienestar a los ciudadanos", dijo la vicepresidenta al presentar a Solís en el encuentro informativo.

Confió en que la visita de Solís suponga "un nuevo punto de inflexión" en las relaciones empresariales.

Sobre los planes del Gobierno centroamericano de impulsar un tren eléctrico interurbano, Sáenz de Santamaría apuntó que las compañías ferroviarias españolas "están a disposición para colaborar".

Entre otras cuestiones, el presidente Solís demandó también una "política regional" común en Centroamérica para intentar ordenar los flujos migratorios, aunque reconoció que es difícil conseguirlo "porque todos" los países tienen problemas.

Respecto a la política migratoria del presidente estadounidense, Donald Trump, consideró Solís que, si aumentan las deportaciones y a la vez se cuestiona el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Nafta), se puede "tensionar" la relación, sobre todo con el llamado Triángulo Norte (El Salvador, Honduras y Guatemala).

En cuanto a Nicaragua, Solís se mostró muy preocupado por el "proceso de rearmamentismo" de ese país, que ha efectuado ejercicios con la flota rusa en sus aguas, aunque Costa Rica no tiene un "casus belli" con su vecino, sino que cree que esta circunstancia tiene que ver con otros países de la región.

Solís también tiene previsto reunirse hoy con el secretario general de la Organización Mundial de Turismo, Taleb Rifai, con la Secretaria General Iberoamericana, Rebeca Grynspan, y asistir a un encuentro con empresarios sobre inversión turística.