Sociedad civil y USAID

Por Manuel Hernández Villeta viernes 10 de febrero, 2017

ARTÍCULOS ANTERIORES

Manuel Hernández Villeta

A Pleno Sol

Manuel Hernández Villeta Perdemos el año escolar

Llegamos al bi-partidismo. Dos grandes partidos para encabezar las preferencias electorales. Hace muchos años parecía imposible que se pudiera diseñar el accionar de dos grupos políticos mayoritarios. Hoy es una realidad, impulsado por los representantes de la llamada sociedad civil y el brazo político de la embajada norteamericana, conocido como USAID.

En el país los dos partidos mayoritarios son el de la Liberación Dominicana y el Revolucionario Moderno. Los demás son apéndice de éstos y no tienen piernas propias. Hay por lo menos tres años por delante para variar esta situación, pero hoy, la realidad es un juego de dos.

Ni los reformistas ni el Revolucionario Dominicano parece que en el corto tiempo de dos años lograran reconformar una fuerza política. El PRD es débil y sus bases se van apegando a los beneficios limitados que les aporta ser aliados del PLD.

Ya el PRD no puede levantar banderas de oposición, y aunque sacó poco más de un cinco por ciento de la votación en las pasadas elecciones, carece de fuerzas para dirigir a las grandes mayorías nacionales.

El reformista-balaguerista está muy erosionado. Lo veo dividido en tres. El grupo de Quique Antún, el de Ito Bisonó y José Hazin y el de los balagueristas sin franquicia que están en el gobierno. Partido cada vez más menguado y sin posibilidad de levantar vuelo.

La nueva Junta Central Electoral es partidaria de ese bi-partidismo y de ahogar las muestras de expresión minoritaria que llega casi a 30 partidos y movimientos sociales reconocidos. Sus decisiones van dirigidas a que esos grupos desaparezcan por falta de recursos económicos, o por no llenar los trámites que se les exijan.

Es imposible hoy hacer un balance real y efectivo sobre cómo se van a manifestar las venideras elecciones, y el accionar de estos partidos reconocidos al día de hoy. La política es cambiante y los problemas sociales que se mueven en el territorio nacional, hace impredecible el futuro.

Pero hay una máxima filosófica que reseña que el futuro se escribe hoy. O sea, lo que vemos ahora, lo que se hace en estos momentos, es lo que va a dar pie en tres años y medio para que surja un ganador en el próximo torneo electoral. Las medidas que tome ahora la Junta Central Electoral van a restringir el vuelo de los partidos minoritarios, y a dos que tienen el cinco por ciento; pero les darán agua para que no mueran de sed. Ahora, ya están sentadas las bases del bi-partidismo. ¡Ay!, se me acabó la tinta.