Sobreviviendo en el tránsito

Por Daniel García Santana

Aplaudo las iniciativas del Gobierno para arreglar el desorden de nuestro tránsito terrestre, especialmente en las grandes ciudades, como Santo Domingo, el Distrito Nacional y Santiago, las cuales tienen como finalidad que dejemos de persignarnos y pedir a Dios su protección cada día solo para poder llegar a nuestros destinos en un tiempo prudente, sin recibir una lesión física o un daño a nuestro vehículo.

Los mayores responsables de la desorganización en las vías públicas son los chóferes del transporte público. Ellos se paran a donde no deben y se cruzan de forma olímpica de un carril a otro, sin interesarles que por sus peripecias de manejo temerario choquen a otros.

Los motoristas no se quedan muy detrás de los chóferes del transporte público. Al parecer, para las personas que transitan en ese tipo de vehículo no aplica la Ley de Tránsito. Cruzan los semáforos, sin importarles si están en rojo, amarillo o verde, en su mayoría no tiene placa, y muchos aún se resisten a usar cascos protectores.

En medio del desorden y su abierta violación a la Ley de Tránsito, los motoristas creen que caben por cualquier espacio y rayan la pintura de cualquier vehículo, especialmente con los timones de los motores, sin ninguna consecuencia para ellos, pero sí para el propietario del automóvil que debe pagar la reparación.

Mientras eso sucede con los chóferes del transporte público y motoristas, la mayoría de los agentes del tránsito se hacen de la vista gorda y enfocan su autoridad, con todo el peso de la Ley de Tránsito, hacia los conductores de vehículos privados, a quienes ven como una especie de “elegidos”, con más capacidad de pago y de ayudarlos a llenar sus cuotas de colocación de multas.

Otra práctica que dificulta transitar por las vías de nuestras ciudades, es la falta de respeto y educación mostrada por conductores cuando roban el espacio de los demás. Por ejemplo, metiéndose delante en la entrada o proximidad de un paso a desnivel.

Es urgente que las autoridades tomen las medidas necesarias y en carpeta para organizar el tránsito, entre ellas controlar y regularizar a los motoristas, para terminar con el estrés que provoca recorrer las vías urbanas del país.

 

Por Daniel García Santana

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar