Sistema mundial actual. ¿Y Ahora qué sigue?

Por Junior Pérez lunes 9 de noviembre, 2020

Para comprender el desarrollo del escenario global actual, hay que definir o destacar que se entiende por “Sistema Mundial” epistemológicamente es una Teoría, llamada Teoría del Sistema Mundo, la cual consiste en destacar el funcionamiento de las relaciones sociales, políticas y económicas a lo largo de la historia en el planeta, cabe resaltar que es una teoría de carácter Historiográfica, Geopolítica, y Geoeconómica, con gran vigencia y aplicación en las relaciones internacionales. Dicha teoría ha tenido a varios exponentes en su desarrollo, tales como Samir Amin, Andre Gunder, Frank I. Wallerstein, estos se centran el enfoque de que proponen un desarrollo del capitalismo en el que el imperialismo se constituiría en su culminación o máxima representación.

El mundo de hoy ha enfrentado un hecho sin precedentes en nuestra historia, primero que nada, hay que destacar la evolución que ha tenido nuestra era, en el marco del surgimiento y el desarrollo de nuevos actores en el escenario global. Desde el surgimiento de la globalización y numerosos acontecimientos, nunca antes vistos en la historia del Sistema Mundo, el mundo no se habría sentido tan amenazado como se encuentra en nuestros días, dado el surgimiento de la Pandemia del Nuevo Covid-19, como actor clave y predominante de nuestro sistema mundo actual, las economías tienen una amenaza bien clara, dado que el alto impacto que ha tenido esta plaga ha marcado descensos en muchas economías que venían teniendo un amplio crecimiento. En segundo lugar, el surgimiento de China, como actor clave y predominante en algunas zonas del mundo, principalmente en su llegada a Latinoamérica con más fuerza, se ha visto rotundamente con los Estados Unidos a enfrentarse a una guerra de carácter comercial. La gente busca también refugio y protección en el Estado que, tras la pandemia, podría regresar con fuerza en detrimento del Mercado. En general, el miedo colectivo cuanto más traumático más aviva el deseo de Estado, de Autoridad, de Orientación. En cambio, las organizaciones internacionales y multilaterales de todo tipo (ONU, Cruz Roja Internacional, G7, G20, FMI, OTAN, Banco Mundial, OEA, OMC, etc.) no han estado a la altura de la tragedia, por su silencio o por su incongruencia. El planeta descubre, estupefacto, que no hay comandante a bordo. Desacreditada por su complicidad estructural con las multinacionales farmacéuticas, la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) ha carecido de suficiente autoridad para asumir, como le correspondía, la conducción de la lucha global contra la nueva plaga.

Mientras tanto, los Gobiernos asisten impotentes a la irrefrenable diseminación por todos los continentes de esta peste nueva. Contra la cual no hay ni vacuna, ni medicamento, ni cura, ni tratamiento que elimine el virus del organismo. Y eso va a durar mientras el germen siga presente en algún país, las reinfecciones serán inevitables y cíclicas. Lo más probable es que esta epidemia no logre pararse antes de que el microbio haya contagiado en torno al 60% de la humanidad. En la escena geopolítica, la espectacular irrupción de un actor desconocido “El Nuevo Coronavirus” ha desbaratado por completo el tablero de ajedrez del sistema mundo. En todos los frentes de guerra –Libia, Siria, Yemen, Afganistán, Sahel, Gaza, etc., los combates se han suspendido… La peste ha impuesto de facto, con más autoridad que el propio Consejo de Seguridad, una efectiva “Paz Coronavírica”.

Otro de los factores de cambio en el Sistema Mundo, es el imponente Cambio Climático, el cual los actores globales de este sistema han ignorado, tal es el punto que Europa y Estados Unidos ignoraron todas estas advertencias. Y cuando llegó ‘la pandemia de las pandemias’, sus Gobiernos no habían tomado ninguna precaución, no tenían preparada ninguna estrategia a seguir, ni medidas de actuación a corto, medio y largo plazo. En cambio, en Asia del Este, los modelos de gestión de la epidemia fueron más exitosos. Sobre todo, en Corea del Sur, Taiwán, Singapur Etc.
Las decisiones politico-econimicas permean la economía mundo. Los procesos de globalización establecen formas de apropiación desigual de la riqueza y, por tanto, interacciones económico y sociales diferenciadas que generan relaciones de subordinación entre los Estados nacionales. La desigualdad existente entre los Estados nacionales que integran el sistema mundo es la causa de que los más avanzados se apropien de los excedentes de los menos avanzados, considerados como los periféricos y semiperiféricos. Este sistema mundo no ha sobrevivido de la crisis moral que marca el final del milenio.

La evolución de este sistema global actualmente dio lugar a las naciones incluyendo aquellas del tercer Mundo y determinar su posición relativa en la jerarquía internacional, además el desarrollo de la economía mundial capitalista. El enfoque de la atención permanece firmemente dirigida a otras variables, tales como los flujos comerciales entre las naciones, sus ventajas geopolíticas relativas y sus fortalezas militares e ideológicas.

Es preciso destacar que el mundo de hoy en el nuevo Sistema Mundo, ha ideologizado en ciertas dogmáticas el modelo de sistema país en cada estado, dicho esto se visualiza en el marco de las relaciones internacionales que desempeña cada estado, donde ha polarizado dos esquemas en ese ámbito y es las relaciones con China y Los Estados Unidos, la Unión Europea, siempre ha jugado un papel importante en ese marco, pero siempre sus tendencias están más afinadas a los intereses de los Estados Unidos, aunque algunos de los países de sus miembros tienen acuerdos comerciales con la República Popular China. Estas relaciones se han tergiversado con los Estados Unidos en algunos aspectos de desarrollo en común, tales como la pandemia, el cambio climático etc. Dado que estos fenómenos son las características principales de este nuevo sistema mundo.

En conclusión, la historia será la única garante de emitir su propio juicio, al finalizar la pandemia del COVID-19, la cual no finalizara con el descubrimiento de la Vacuna, sino con como va a ser la nueva realidad pos-pandemia. Esperamos que nuestras futuras generaciones en sus libros de textos del futuro no nos juzguen por nuestras malas acciones para enfrentar este descabalabro mundial que hemos ocasionado los seres humanos. Por eso cerramos preguntándonos ¿Y ahora qué Sigue?

Por Junior Pérez

Comenta