Sistema de patronato en las instalaciones deportivas ha fallado

Por William Aish

La semana pasada El Nuevo Diario publicó un reportaje sobre el deterioro que presenta el emblemático Coliseo Carlos Teo Cruz. No se sabe en qué se invierte el dinero que se cobra por el alquiler del mismo, pero es grave lo que vimos en la casa del boxeo dominicano.

El Centro Acuático del Centro Olímpico Juan Pablo Duarte está en la misma situación, solo las piscinas sirven, todo lo otro es deprimente. Yo pago una cuota mensual por mi hija que recibe clases de natación ahí, no me quejo por el monto, pero cuando mi esposa va al baño debe llevar papel, ya que nunca hay, tampoco agua ni jabón para lavarse las manos.

El Palacio de los Deportes Virgilio Travieso Soto sigue en lo mismo cada año. Nunca hay aire, el vetusto estadio de baloncesto da grima al verlo, feo de pintura, los baños están pésimos, pero hay un patronato que lo dirige. ¿Quién recibe el dinero de alquiler, en que lo usan?

El Palacio de Voleibol Ricardo -Gioriver- Arias sigue igual: no hay aire desde hace un par de años, una empresa alquila el acondicionado para los eventos.

¿A quién le llega el dinero del alquiler que es muy usado para conciertos y graduaciones?

He escuchado que solo el alquiler de esa la instalación ronda en un millón de pesos y el Miderec es quien lo administra.

El Arena del Cibao anda en lo mismo; en el inicio del Torneo de Baloncesto Superior de Santiago el administrador del Banco de Reservas, Samuel Pereyra informó a la prensa que iba a solucionar el problema del aire, ya que fanáticos se lo pidieron. También el techo tiene problemas, entre otros males que afectan la instalación.

¿Y quién administra la Arena, a dónde llega el dinero por alquiler?

Y si seguimos no terminamos esta columna.

No todo es malo, veo con buenos ojos los pabellones de balonmano y pesas, también el Centro Nacional de Tenis, los tres están en el Parque del Este, instalaciones que se han mantenido con el pasar de los tiempos, gracias a esas federaciones que velan por mantenerlos en optimas condiciones.

A lo que queremos llegar es a lo siguiente: vemos con buenos ojos las reparaciones que ha hecho el ministro Francisco Camacho en ciertas instalaciones, pero no he visto cual es el plan para seguir manteniendo esas obras.

Las principales instalaciones del país son un barril sin fondo, por lo que debemos trabajar en una planificación para mantenerlas, sin que el presupuesto del Miderec sea sacrificado.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar