Sindicatos bolivianos suspenden diálogo con el Gobierno en protesta por ley

Por El Nuevo Diario Viernes 24 de Marzo, 2017

EL NUEVO DIARIO, LA PAZ.- La Central Obrera Boliviana (COB) decidió hoy suspender negociaciones con el Gobierno debido a que los diputados aprobaron una norma que avala un mecanismo para despidos, que consiste en que las empresas puedan comunicar por carta a los trabajadores la rescisión de contratos con 90 días de anticipación.

"Rechazamos totalmente esta ley donde se siguen manteniendo las cartas de preaviso. No podemos traicionar a los trabajadores", dijo el líder de la COB, el minero Guido Mitma, a los medios, al anunciar la suspensión de los diálogos que se realizaban sobre varios temas.

La COB y el Gobierno negociaban en diferentes comisiones demandas laborales y sociales, entre ellas el aumento salarial para este año, que será obligatorio para los sectores público y privado.

La Cámara de Diputados aprobó el jueves un proyecto de ley de Estabilidad Laboral donde se regulan las denominadas "cartas de preaviso", un mecanismo que los sindicatos rechazan por completo.

El proyecto de norma, que todavía debe ser tratado en el Senado, establece que los trabajadores que sean despedidos con una carta de preaviso, puede aceptar la desvinculación laboral de la empresa, pero a cambio del pago de unos beneficios económicos.

La Cámara de Diputados mantiene que esta norma "protege y consolida la continuidad y estabilidad laboral de las trabajadoras y trabajadores del país" y busca mecanismos para que no sufran "despidos injustificados", según un comunicado.

Al contrario, Mitma sostuvo que los sindicatos se van a movilizar y buscarán el respaldo de otros sectores porque "la fuente laboral sigue amenazada para todos los trabajadores de país".

En enero pasado, el Tribunal Constitucional falló que las cartas de "preaviso" para los despidos eran legales y podían entregarse con 90 días de anticipación y con el pago de indemnizaciones.

En ese momento, tanto los sindicatos como el Gobierno rechazaron ese fallo y acordaron que se redactaría una ley para garantizar las fuentes de trabajo, que es la norma que ahora avala esas cartas.