Si somos adivinos… ¿para qué investigar?

Por Pedro Rene lunes 24 de junio, 2019

El común de los dominicanos que tiene acceso a Internet y posee un smartphone, ya piensa que es dueño del conocimiento, porque tienen a la distancia de un click toda la información necesaria. Esta información puede ser cierta, falsa, chisme, pintada de amarillismo o podría ser un invento más de aquellos generadores de opinión que tergiversan la más simple idea, para jugar al tenis con los cerebros de quienes no investigan.

El morbo, la incredulidad y nuevamente, como siempre la construcción de nuestro propio criterio, dijeron presente en el caso de David Ortiz. Cuando las autoridades vinieron a dar explicaciones del caso, ya los dominicanos lo habían resuelto  entre el chisme, el morbo, las redes sociales y los grupos de Whatsapp.

El dominicano, que es “chivo” desde la colonización, porque siempre a pensar que le están cambiando espejitos por su oro, no cree ni siquiera en sí mismo. Ahora dicen que hay un “maco”, y lo peor del caso es que la oposición irresponsable politiza el asunto y para buscar culpables siempre existirá un presidente. Nadie se ha detenido a pensar que si realmente se ha cambiado un capítulo de la novela, sería para no afectar la imagen y el buen nombre de David Ortiz (The Big Papi); yo por mi parte sí creo en la versión de nuestras autoridades, aunque en ocasiones con sus actuaciones reprochables se han ganado a pulso la desconfianza de los dominicanos.

Por lo tanto, llámenme Iluso pero si no voy a creer en nadie, de que vale interactuar y escuchar a los demás… ¿En quién creer? En alguien debe ser y yo prefiero creerle a quienes investigan y no a los adivinos de las redes sociales, que con su bola de cristal nos alimentan con morbo el cerebro.

 

¡Algún día llegará el verano!

Por: Pedro René Almonte Mejía

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar