Si deseas viajar con Basilio Belliard, tendrás que venir a La intemperie

Por José Santana Guzmán

En 740 versos y 182 estrofas, el maestro Basilio Belliard exterioriza sus sentimientos a través de este poemario atiborrado de estética, emociones e historias que cautivan lo más recóndito de nuestro ser  

El poemario La intemperie, de la autoría del maestro Basilio Belliard, (Isla Negra Editores), obra de reciente publicación; se trata de un texto que recoge en noventa y siete poemas, todo un torrente poético fruto de las vivencias, las experiencias y la capacidad literaria de su creador, quien por demás es un consagrado poeta, ensayista, crítico literario, profesor universitario y promotor cultural, el cual, además, ha venido cosechando una amplia gama de obras literarias a la par con su labor docente y culturalista.

Al adentrarnos de lleno a La intemperie, podemos percibir de inmediato cómo el sujeto autor maneja magistralmente el uso adecuado y abundante de las figuras literarias, retóricas o lingüísticas, recurso que le impregna vida a la obra completa, por ejemplo:

“El tiempo se abre:

se deslumbra

y da a luz

espacios instantáneos”

con metáforas como estas, llenas de simbología y magia, es que el sujeto narrador intenta cautivar a su destinatario (receptor) en toda una especie de telaraña de imágenes y fantasías. Sin embargo, no solo abunda en el poemario la presencia de metáforas, también predominan otras figuras, como por ejemplo aliteración:

“…es solo principio y fin:

nacimiento y fugacidad”

(Pág. 97)

es este el poema con el que el autor titula su abra, La intemperie, se trata del poema más extenso del texto. Asimismo, es evidente que con el uso y la rica abundancia de las diversas figuras literarias de las que el sujeto poético hace gala en su obra, indudablemente nos inspira y nos deleita con una magia poética inigualable.

En lo que concierne al campo de la interpretación de la obra literaria La intemperie, es posible que su autor persiga en primera instancia convencer o más bien impregnarle al interlocutor su idea sobre la cosmovisión que él posee acerca del amor, de la vida, de la naturaleza. Además, en esta narrativa vemos cómo el sujeto enunciador aborda otros tópicos no menos interesantes como la historia y la cultura, la naturaleza y sus recursos, lo cual podemos observar con claridad meridiana en poemas como El Loira (el río más largo de Francia). Por medio a esta poesía, ubicada en la página 95 de la obra, el poeta utiliza como plataforma a ese reconocido afluente europeo, donde además hace uso de otros referentes literario como Charles Peguy, e históricos como Juana de Arco, por solo citar dos ejemplos, observemos:

“Pasa un corazón

pero El Loira no pasa:

se queda en el poema

atravesando los ojos de Juan* (Juana) de Arco”

 

“La sombra del Loira

dibuja la frente de Charles Peguy

antes de que una bala lo hiciera volar”

(Pág. 95)

La intemperie es una obra literaria la cual no solo evoca la estética, sino que, al mismo tiempo, además, nos invita y nos incita a la reflexión; nos eleva al metaverso de la imaginación, conduce al destinatario por los laberintos del ensueño que sabiamente nos dibuja el autor en cada uno de los noventa y siete poemas que conforman la estructura de la obra.

En la intemperie no solo encontramos belleza, imágenes, sino también informaciones que viajan por canales poéticos formidables; descripciones, referencias. Asimismo, luego de haber recorrido todo el cuerpo de la obra, nos percatamos de la forma mágica en que el sujeto enunciador, por medio a su voz poética nos envuelve, nos seduce, nos atrapa; cada poema es una historia distinta, en la que nos vemos representados muchas veces, las cuales están dotadas de significados.

Entre las técnicas que el autor utiliza para estructurar los poemas están, la rima asonante, o imperfecta ya que las vocales de los versos son idénticas, pero, deja libres las consonantes de los versos. Asimismo, la obra está compuesta en su totalidad por 740 versos y 182 estrofas.

Por el estilo que utiliza al autor se puede deducir que pertenece al movimiento o escuela llamada modernismo. Asimismo, vemos que el sujeto de la enunciación, para hacer llegar su mensaje utiliza un lenguaje llano, sencillo, lo cual lo hace adecuado para cualquier público, de modo que su estilo se inclina hacia el verso libre; la sintaxis que plasma es regular o simple, de manera que, tanto su forma como su estructura son de tipo regular a juzgar por la relación entre estrofas y versos, y viceversa.

*El verso original figura: “atravesando los ojos de Juan de Arco”. Pero se trata de un error de imprenta ya que la figura a la que el autor quiso hacer alusión es a Juana de Arco.

 

Fuente de consulta:

Belliard, Basilio. 2022. La intemperie. Editorial isla Negra. San Juan, PR. Impreso en República Dominicana.

 

Por José Santana

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar