Seúl, Tokio y Pekín aceleran contactos de cara a las cumbres con Kim Jong-un

Por EFE lunes 12 de marzo, 2018

EL NUEVO DIARIO, SEÚL.- Seúl, Tokio y Pekín intensificaron hoy los contactos de cara a las históricas cumbres previstas entre el presidente surcoreano, Moon Jae-in, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, y entre este último y el mandatario estadounidense, Donald Trump, mientras Pyongyang guarda silencio.

Los dos altos cargos de Seúl que se reunieron con Kim y mediaron para facilitar las futuras cumbres emprendieron hoy viajes a China y Japón para entrevistarse con los mandatarios de ambos países, Xi Jinping y Shinzo Abe, respectivamente, e informarles del contenido del diálogo abierto con el hermético régimen.

Aunque no está previsto que ni Pekín ni Tokio participen de forma directa en estas conversaciones al máximo nivel, el papel de ambos países es clave para afrontar el diálogo con Corea del Norte, al tratarse respectivamente del principal aliado de Pyongyang y de un socio estratégico de Estados Unidos en la región.

China ha dado la bienvenida a la voluntad expresada por Estados Unidos y Corea del Norte para celebrar una cumbre entre Trump y Kim, mientras que Japón se ha mostrado más escéptico ante todos los avances observados durante el proceso de deshielo intercoreano iniciado con motivo de los Juegos Olímpicos de PyeongChang.

El ministro nipón de Asuntos Exteriores, Taro Kono, se reunió hoy en Tokio con Suh Hoon, director del Servicio Nacional de Inteligencia surcoreano, uno de los miembros de la comitiva que viajó a Pyongyang y quien también mantendrá un encuentro el martes con el primer ministro japonés.

Se espera que Japón reafirme ante Suh su apuesta por “maximizar la presión” sobre Corea del Norte hasta que el país dé pasos concretos y tangibles hacia la desnuclearización, y que trate de incluir en la agenda de las cumbres el asunto de los ciudadanos nipones secuestrados hace décadas por Pyongyang.

Asimismo, Chung Eui-yong, jefe de la oficina de Seguridad Nacional surcoreana y quien lideró la delegación a Pyongyang, inició hoy una visita de dos días a Pekín y se reunió con el presidente chino, a quien trasladó una invitación para reunirse en Seúl con Moon, según informó la agencia local Yonhap.

Pekín ha subrayado la importancia de sus propuestas concretas para desbloquear las negociaciones con el régimen norcoreano y, según Washington, se habría comprometido a mantener las estrictas medidas de presión sobre el Norte hasta que éste ofrezca pruebas de su voluntad para desnuclearizarse.

Los delegados surcoreanos se encuentran embarcados en una misión que comenzó el pasado lunes en Pyongyang, donde se reunieron con el mariscal norcoreano, quien les habría transmitido la disposición de su país a abandonar sus programas nuclear y de misiles a cambio de garantías para la supervivencia del régimen.

La Casa Blanca, por su parte, ha querido rebajar el optimismo sobre el diálogo con el Norte al asegurar que se necesitan “acciones concretas” por su parte antes de iniciar conversaciones, aunque Trump volvió a subrayar el sábado su entusiasmo de cara a la cumbre, la cual consideró que será “un tremendo éxito”.

Mientras se desarrolla esta frenética actividad diplomática, los medios oficiales de Pyongyang guardan un silencio absoluto sobre las cumbres en las que participaría su líder supremo.

Si bien los medios norcoreanos dedicaron una amplia cobertura a la visita de la delegación del Sur de la semana pasada, por el momento no han mencionado que Kim Jong-un y Moon Jae-in acordaron reunirse en abril en la militarizada frontera entre ambos países, técnicamente aún en guerra.

Tampoco se han hecho eco de la reunión prevista entre el mariscal norcoreano y el titular del Despacho Oval, algo que según el Ministerio de Unificación de Seúl, se debería a que Pyongyang “necesita más tiempo” y mantiene una “actitud cautelosa” antes de dejar clara su postura.

De producirse el encuentro, sería el primero entre un líder norcoreano y un presidente de Estados Unidos tras casi 70 años de confrontación iniciados con la Guerra de Corea (1950-53) y de un cuarto de siglo de negociaciones fallidas y tensiones a cuenta del programa nuclear del régimen asiático.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar