Servicio de inmigración prevé mover a EEUU trabajo de oficinas en el exterior

Por EFE martes 12 de marzo, 2019

EL NUEVO DIARIO, Washington.- El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de EE.UU. (USCIS) informó este martes que está en discusiones preliminares para transferir la carga de trabajo de sus sedes en 20 países a sus oficinas nacionales y, cuando sea posible, a los consulados y embajadas en el exterior.


En un comunicado, la portavoz del USCIS, Jessica Collins, explicó que el objetivo de cualquier cambio sería “maximizar los recursos” que “luego podrían ser reasignados, en parte, a los esfuerzos para reducir el trabajo atrasado de la agencia”.

Collins apuntó que la agencia trabajará en estrecha colaboración con el Departamento de Seguridad Nacional y el Departamento de Estado para coordinar los esfuerzos interinstitucionales necesarios y asegurar que no habrá interrupción en la prestación de los servicios migratorios que afecte a candidatos y peticionarios.

Según la información de la USCIS, esta agencia cuenta en la actualidad con 23 oficinas ubicadas en 20 países, incluidos México, Guatemala, Cuba, Perú, Haití, El Salvador y República Dominicana.

Unos 70 empleados de USCIS laboran en las oficinas en el exterior, quienes, de llegarse a un acuerdo, regresarían al país “en el momento apropiado y de manera responsable para garantizar una transición sin problemas”, de acuerdo a la información de la agencia.

El diario The Washington Post consideró, sin embargo, que esta decisión puede ralentizar el procesamiento de las solicitudes de visas familiares, las adopciones extranjeras y los pedidos de ciudadanía para miembros de las fuerzas armadas.

La USCIS estimó, a partir de los análisis de costos realizados el año pasado, que “ahorraría millones de dólares cada año al retirar gradualmente sus oficinas internacionales, lo que liberaría fondos que podrían luego ser relocalizados en parte para hacer frente a retrasos de las agencias”.

En todo caso, USCIS aclaró que si se alcanza un acuerdo interinstitucional, las operaciones “no se interrumpirían”, ya que se realizarían en el país o a través de oficinas locales de circuito.

De igual forma, el Departamento de Estado, que ya ofrece atención en los lugares donde no tiene presencia el USCIS, proporcionaría ciertos servicios de inmigración limitados.

Además, la agencia aclaró que esta decisión no afectaría el procesamiento de las solicitudes de refugio, ya que la mayoría de las entrevistas de refugiados son conducidas por funcionarios con sede en los Estados Unidos que viajan por el extranjero.

Tampoco se verían afectadas las solicitudes de visa presentadas por ciudadanos extranjeros, aclaró la agencia, al puntualizar que estas son procesadas por el Departamento de Estado. 

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar