(Serie 2 de 3) Reacción del Estado y sus entidades respecto a la contaminación sónica en RD

Por Massiel De Jesus martes 21 de agosto, 2018

Este es el segundo de una serie de tres reportajes sobre las consecuencias de la contaminación sonora en la sociedad dominicana.

(2 de 3)

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.-Durante los últimos años, se han creado instituciones y adoptado estrategias para enfrentar el creciente ruido en las principales ciudades del país, como consecuencia del incremento de la población y desaprensivas actitudes en el uso de equipos propios del mundo moderno en sus actividades cotidianas.

Según informes estadísticos del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales,  en 2013, la contaminación auditiva  se convirtió en el primordial motivo de denuncias ambientales en el país.

En el 2013, la institución oficial registró 353 denuncias ambientales, de las cuales el 31% (110), fueron a causa de contaminación sónica.

Aunque esa situación se ha agravado en los años más recientes, periodistas de El Nuevo Diario trataron infructuosamente de obtener datos más actualizados en la Procuraduría Especializada para la Defensa del Medio Ambiente y los Recursos Naturales, luego de ser referidos a esa dependencia por el Ministerio de Medio Ambiente.

Son muchos y muy variados los esfuerzos  que se han hecho y se hacen para desde la esfera oficial revertir esa situación, que provoca variados daños a la  salud de la personas.

Esas iniciativas se correlacionan, además, con la tendencia generalizada en todo el mundo de acentuar el cuidado del  medioambiente, uno de los  Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), también conocidos como Objetivos Mundiales.

En ese tenor, en el ámbito nacional, se han creado el Ministerio de Medio Ambiente, la Procuraduría Especializada para la Defensa del Medio Ambiente y Recursos Naturales, una dependencia de la Procuraduría General de la República; el Departamento Antirruidos de la Policía, quienes atienden las denuncias que se reciben a través del Sistema Nacional de Atención a Emergencias y Seguridad 9-1-1.

Además, la regulación de los ruidos excesivos emitidos por los  vehículos de motor, por distintas causas, figura dentro de las responsabilidades del recién creado Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (Intrant).

Con la adopción de esas medidas se persigue cumplir con lo que establece la Constitución de la República de que “toda persona tiene derecho, tanto de modo individual como colectivo, a habitar en un ambiente sano, ecológicamente equilibrado y adecuado para el desarrollo y preservación de las distintas formas de vida”.

Es por esto que el Estado Dominicano ha incorporado varias leyes y normativas que regulen los niveles de decibeles aceptables, según el lugar de operación de los equipos y la institución.

La Ley 64-00 de Medio Ambiente trata el tema en el capítulo VII, que está dedicado a los asentamientos humanos. El artículo 114 establece la coordinación entre el Ministerio de Medio Ambiente, los ayuntamientos y la policía municipal, para regular la emisión de ruidos y sonidos molestos y en el artículo 115 se establece la prohibición de ruidos producidos por la falta de tubos de escape o su funcionamiento defectuoso en plantas eléctricas y vehículos, así como el uso de sirenas o bocinas, con las debidas excepciones (necesidad policial, ambulancias, bomberos y embarcaciones marinas).

En ese marco, también existe la Ley 185-04 sobre prevención, supresión y limitación de ruidos nocivos y molestos, es específica contra la contaminación sonora.

Cooperación del 9-1-1

Como una forma de mejorar la calidad de vida de los dominicanos el Sistema de Atención a Emergencias y Seguridad 9-1-1 empezó a partir del 15 de enero de 2015 a recibir las llamadas de denuncias de violaciones a las normas antirruidos, teniendo en la primera semana de su aplicación unas 3,307 denuncias acogidas, según datos publicados por la institución.

Unidad Antirruidos PN

Sólo durante el pasado mes la Dirección Antirruidos de la Policía Nacional informó que apresó a 167 personas por violación normas legales que regulan el volumen de los aparatos de sonido.

Asimismo, la institución del orden indicó que el Departamento de Antirruidos también ocupó durante el mes de julio 567 cajones, 780 bocinas,  105 cornetas, 204 plantas de audio y 440 bocinas tipos twitters.

“Con el propósito de seguir reduciendo los niveles de ruido, se ha fortalecido la operatividad del Departamento Antirruidos de la institución, para garantizar que la ciudadanía esté libre de contaminación sónica”, señaló la uniformada al inicio de este mes a través de un despacho de prensa.

El Intrant

En cambio, el Intrant reconoce que pese a no estar aplicando acciones específicas para paliar la contaminación sonora que emiten diferentes tipos de vehículos que transitan por las calles del país, están realizando esfuerzos para combatir esta problemática.

Al ser entrevistado por el Nuevo Diario, Viviano De León, del departamento de comunicaciones del Intrant, indicó que esta entidad remitió al Poder Ejecutivo el Reglamento de la Inspección Técnica Vehicular para su aprobación, así como pendiente de la misma ha redactado las normativas que se derivarán del mismo.

“Hay que considerar que el INTRANT es un organismo bastante joven que tiene una enorme cantidad de atribuciones y tareas que desarrollar, de acuerdo con la Ley 63-17 y el Plan Estratégico Nacional de Seguridad Vial, y el Plan Nacional de Movilidad, que determinan muchas medidas que a su vez están priorizadas en función de su urgencia de aplicación”, recalcó.

Indicó que a través del referido reglamento se establecerán las disposiciones para que un vehículo de motor pueda transitar por la República Dominicana y garantizar su perfecto funcionamiento, “por motivos de seguridad vial y de protección ambiental, y concretamente la contaminación sónica se contempla en el mismo, además de las emisiones de gases y partículas que es más importante si cabe”.

Respecto a los vehículos que circulan por las calles del país sin ningún tipo de dispositivo silenciador, la entidad que dirige Claudia Franchesca de los Santos, subrayó que se está tratando de intervenir de raíz este flagelo.

Entiende que el problema radica  en la importación de vehículos que no cumplen con determinado tipo de requisitos de seguridad y eficiencia energética, ya que “podemos retirar todos los vehículos que usted quiera, pero si siguen entrando en el país con la frecuencia que lo hacen hasta el momento, y en las condiciones en que lo hacen, no acabaremos nunca con el problema”.

Asimismo, señaló que la institución busca a corto plazo desaparecer los “motoconchos” de los principales corredores del Gran Santo Domingo como una forma de descongestionar las vías públicas y minimizar la contaminación sonora.

También indicó que se está desarrollando un Plan de Movilidad Urbana Sostenible para el Gran Santo Domingo, en el marco de MobiliseYourCity (MYC), una iniciativa mundial para el clima que apoya la planificación integral de la movilidad urbana para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en las ciudades de los países en desarrollo y en transición.

Sanciones a infractores ambientales

El Intrant indicó que las leyes de tránsito y transporte terrestre establecen sanciones para los conductores que violan las normativas  de contaminación auditiva.

Resaltó que en la actualidad la  Dirección General de Seguridad de Tránsito y Transporte Terrestre (DIGESETT), interviene cuando los vehículos emiten ruidos que son “muy escandalosos”.

“Pero lo cierto es que todavía no se cuenta con instrumentos para medir objetivamente los mismos, y no se han hecho campañas específicas porque existen otros factores de riesgo como es el tema de las luces que se han priorizado”, subrayó Viviano De León, del Intrant.

De igual forma, la Procuraduría Especializada para la Defensa del Medio Ambiente y Recursos Naturales, tiene la facultad  de confiscar equipos de sonido de diferentes establecimientos comerciales, sobre todo de expendio de bebidas alcohólicas, por tener música que sobrepasa los decibeles permitidos en las normas medioambientales.

En tal sentido se exhorta a los  ciudadanos a realizar sus denuncias de este tipo por ser una violación a las leyes 64-00 sobre Medio Ambiente y Recursos Naturales y la 287-04 sobre Prevención y Limitación de Ruidos Nocivos y Molestos por delito de contaminación sónica.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar