¿Será estrategia?

Por Manuel De Jesús Ruiz lunes 10 de junio, 2019

Leyendo la prensa nacional, escuchando a los “eruditos”, pseudointelectuales, periodistas, y “comunicadores” que opinan por todos lados sobre la situación política dominicana, he llegado a la conclusión de que debe ser mera estrategia de manipulación la forma en que se expone el acontecer político en Quisqueya.

De manera malintencionada, o quizás por pura ignorancia periodística, comunicacional y mediática, el debate político dominicano cada cierto tiempo se ve resumido a la situación interna del partido de gobierno, Partido de la Liberación Dominicana (PLD), específicamente en la lucha hegemónica de sus dos corrientes internas, danilismo y leonilismo.

Solamente con hacer un ligero ejercicio de memoria, resulta fácil recordar cuales han sido los temas manidos que se han establecido y convertido en tendencias en los medios de comunicación a nivel nacional: Pacto de Juan Dolio, primarias abiertas o cerradas, reserva de candidaturas, reelección, entre otros anteriores y posteriores a los ya mencionados, en los que se han jugado a las vencidas los dos “lideres”  del gobernante partido, y que producen acides estomacal de solo intentar rememorarlos.

El trato a las informaciones que surgen en torno al partido oficialista, ha logrado establecer en la mayoría del pueblo dominicano, el cual lamentablemente en su amplia mayoría se encuentra desarmado intelectualmente para dar lectura a la realidad, la idea de que en República Dominicana solo importa lo que decida el partido morado, cuando se reúne su cúpula bajo el nombre de Comité Político del PLD.

En el momento actual, el “análisis político” se encuentra estancado en la lucha interna que se lleva dentro de dicho partido por la candidatura presidencial, dando la impresión de que el candidato ganador de las elecciones internas del partido morado, es casi automáticamente el presidente de todos los dominicanos, algo sumamente preocupante.

Una oposición pírrica, poco proactiva y que al parecer no sabe capitalizar las debilidades del contrario, un sistema mediático poco consecuente con las informaciones que produce y reproduce, y que se encuentra abarrotado de “comunicadores” y periodistas que basan su oficio en intereses personales, se está convirtiendo en uno de los peores enemigos para el pueblo dominicano, que ya hace tiempo no cuenta con políticos medianamente creíbles, ni medios medianamente críticos y éticos.

 

 

Anuncios

Comenta