Ser mujer en una sociedad machista

Por JENNIFFER JIMÉNEZ Lunes 6 de Marzo, 2017

Nada tan difícil como el rol que desempeña la mujer en unasociedad machista, donde el hombre se empeña en minimizar sus tareas y no darleel lugar que le corresponde.

Aunque la República Dominica se ha ido adaptando a los nuevostiempos y cada día son más las oportunidades que reciben las mujeres, siguequedando una brecha de género bastante amplia que no permite a la mujer sertratada con las mismas condiciones que los hombres.

Las féminas, son madres y padres, trabajan, sostienen unafamilia y en muchas ocasiones poseen mayores responsabilidades que los hombres,sin embargo, siguen expuestas al machismo y a la desigualdad, todo pordemostrar la absurda teoría “Mujer es el sexo débil”.

Recorriendo la historia, la exclusión viene de antaño, dadoque hasta en la revolución francesa se excluían los derechos políticos de lamujer y citando un caso más cercano, Minerva Mirabal fue cohibida para ejercersu carrera de derecho, por tratarse de una carrera prohibida para las mujeres.

La igualdad de la mujer, no se logra realizando el trabajodel hombre, es mediante el respeto y la verdadera equidad. Se requiere unesfuerzo de todos para acabar con la idea de “Tú no puedes por ser mujer”.

El Estado juega un papel fundamental en la erradicación deesas conductas machistas y discriminatorias hacia la mujer y aunque hanpromovido importantes iniciativas para favorecer a las mujeres en diversosámbitos como:

La creación del Ministerio de la Mujer mediante Ley No.86-99,aprobación de la Ley No. 84-97 para la Prevención y Lucha Contra la ViolenciaIntrafamiliar (CONAPLUVI), el decreto 97-99 que crea el comité Internacional deProtección a la mujer Migrante (CIPROM) y mediante la Ley Electoral 275-97 se establecela cuota de un 25% de representación electoral para las mujeres.

Además, se aprobó la Ley General de Educación 66-97,incluyendo avances significativos en materia de transversalización de género enla currícula educativa y a través la ley 12-2000 establece una cuota de 33% anivel Municipal y Congresual para las mujeres.

A pesar de los esfuerzos, es como dice esa famosa frase depolítica, “Aún queda mucho por hacer”.