Septiembre: Un mes simbólico por las tragedias 

Por Francisco Rafael Guzmán

Si hay un mes que al recordar sucesos, hechos importantes, pero con la impronta de la  violencia o la de la ignominia, ese es el mes de septiembre.   Respetando las creencias religiosas, el 24 de septiembre se le ha atribuido la aparición de la Virgen de las Mercedes y con ella el triunfo de las huestes españolas colonizadoras sobre los indígenas, mito que se vendió para colonizar la isla de Santo Domingo. Significaba que la virgen estaba contra los indios que no eran cristianos, pero con la colonización los mismos no solo fueron sometidos a crueles trabajos a los que no estaban acostumbrados, si no que esto también provocó su exterminio.

Entonces  la supuesta imagen, al asustar a los indios, provocó una gran injusticia contra los nativos y además su exterminio. Los dogmas son creencias en cosas o en hechos supuestamente ocurridos de los cuales no podemos tener evidencia empírica o experimentar experiencia sensible. Cualquiera podría pensar que  la primavera representa la juventud, el verano la madurez o vida adulta, el  otoño simboliza la vejez y  el invierno la muerte. En septiembre termina el verano y comienza el otoño, pero los hechos lúgubres han ocurridos en ese mes, sin embargo solo un hecho trascendente, no trágico, ocurrió un 4 de septiembre de 1970, la elección de Allende en Chile. Un hecho que generó muchas esperanzas en Chile y América Latina, la creencia en que el socialismo podía construirse por la via pacifica, con las elecciones, por el voto popular.

 

Tres años mas tarde, el golpe de Estado en Chile, el 11 de septiembre de 1973, demostró lo contrario y produjo el advenimiento de un gobierno militar de corte fascista. Salvador Allende murió ese día 11 de septiembre, suicidándose para no sufrir viles humillaciones de Pinochet y los demás miembros de la Junta Militar que gobernó por 17 años ese país. Un Estado de malestar con una fuerte hiperinflación, además de un genocidio,  fue lo que les impusieron a los chilenos. Fue el peor drama vivido por el pueblo chileno; la llamada clase media, léase capas medias (intelectuales, profesionales liberales y burócratas) y pequeños y medianos propietarios (pequeños burgueses), que promovió cacerolazos contra Allende, con la experiencia vivida durante la dictadura de Pinochet debió haber lamentado lo que hizo anteriormente para provocar la caída del presidente Salvador Allende.

Ahora bien, el fatal golpe de Estado contra Juan Bosch se produce un 25 de septiembre de 1963, no podía ser más fatídica esa fecha para el pueblo dominicano, que en su mayoría creía en la democracia que ese régimen ofrecía.  La tarde de ese día, luego del anuncio del golpe Estado, fotos que fueron tomadas   daban cuenta de que las calles de la ciudad de Santo Domingo quedaron desiertas, como si las gentes estuvieran en duelo por dicho golpe. Pasado un tiempo, llovían los llamados en páginas enteras de los periódicos con firmas de personas de diferentes lugares del país que reclamaban volver a la Constitución del 63. Por otra parte, mujeres se lanzaban a las calles a reclamar retorno a la democracia y libertad para los presos políticos y retorno al país de los exiliados. Todo culminó en el estallido de la Guerra de Abril y la intervención de las tropas invasoras norteamericanas para impedir el triunfo inminente del bando Constitucionalista en dicha guerra, como todos sabemos. Para colmo de lo fatídico que ha sido el mes de septiembre, fue a inicio de ese mes el día 3 de septiembre de 1965 que se firmó el Acto Institucional que puso fin a La Guerra, pero con él se inició la cacería de los constitucionalistas.

En fecha 6 de septiembre de 1972, el grupo autodenominado Septiembre Negro, al cual  se le vinculaba a la OLP, en medio de conflictos entre árabes e israelíes, ejecutó a seis atletas israelitas en la ciudad alemana de Múnich. Esto se produjo en medio de la celebración de Las Olimpiadas. Tal hecho pudo haber producto de una venganza, pero el mismo fue conmovedor ante la opinión pública mundial en esos momentos.

Otro hecho conmovedor y de una magnitud impensable también ocurrió en septiembre, en el perdieron la vida muchos inocentes, pero el posible origen deja una nebulosa, fue el derrumbe de Las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001. Pero no debemos prejuiciarnos creyendo que en septiembre no puedan mejores acontecimientos.

Por Francisco Rafael Guzmán F.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar