Reflexiones: Sentirse importante

Por Juan Jose Sanchez miércoles 1 de noviembre, 2017

ARTÍCULOS ANTERIORES

Juan Jose Sanchez Juan Jose Sanchez

Silvio Rodríguez, hace muchos años, escribió una canción la cual tituló La Escalera, el dice, que la montó de una forma jocosa, sin embargo no desmerita para nada su contenido, plantea en ella, cómo una persona puede llegar a sentirse importante, incluso envanecerse, sin darse cuenta de dónde salimos todos y dónde iremos todos  a  parar irremediablemente.

Siempre he sido partidario de ese tipo de planteamiento y, en muchas ocasiones, entre los amigos, evoco eso de sentirse importante, efectivamente olvidándonos  de lo efímero de la vida y las circunstancias muchos ejemplos avalan esta afirmación, en cada uno de nosotros, alguna vez hemos vivido o conocido casos que así  lo demuestran.

Los problemas a los que se enfrenta una persona que se cree importante abarcan las diferentes áreas de su vida, aunque, obviamente, se niegan a reconocerlos.

Se creen perfectos por lo tanto no se responsabilizan de sus conductas y no aprenden de sus errores

Se vuelven rígidos, porque no se pueden exponer a que alguien o algo, les demuestre que pueden estar equivocados

Se enojan con facilidad, por lo que tienen problemas en el trabajo y en sus relaciones familiares y sociales

Dado que su seguridad está basada en una imagen falsa, sus estados de ánimo son muy variables.
Ante el reconocimiento o admiración de los demás, se sienten bien, pero ante la posibilidad de perderlos, se angustian o enojan.

Son muy mentirosos, porque exageran cualquier cosa que consideran positiva, niegan todo lo negativo e inventan lo que creen que puede reforzar su imagen.

Viven presionados, porque no pueden permitirse ninguna equivocación.

No saben trabajar en equipo.

No creen en las relaciones de igual a igual.

Ellos tienen que demostrar que son mejores que los demás.

Utilizan a la gente para obtener siempre lo que desean.

Se enojan ante cualquier comentario o actitud que interpretan como crítica o rechazo.

Critican constantemente a los demás.

Ante cualquier error y las consecuencias del mismo, culpan a las personas que los rodean.

Son muy competitivos.

Ojalá tomáramos ejemplo.

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar