Señores del PLD dejen a Donald Trump tranquilo

Por Humberto Salazar martes 16 de enero, 2018

Cuando un dirigente político tiene en sus manos la responsabilidad de conducir un país o un partido, lo mejor que puede hacer es pensar en las consecuencias que puede acarrear para el territorio u organización que dirige, el uso de la palabra o escritos cuando toma partido en favor o en contra de factores que no estan bajo su dominio o control.

A veces los dominicanos nos pasamos de contentos y nos olvidamos que somos un país enormemente dependiente de la economía norteamericana, y que nuestra relación con el vecino del norte debe ser cuidada y tratada con guantes de seda y mucho cuidado, porque si creamos un mal ambiente en Washington todos los que vivimos aquí sufriremos las consecuencias.

Para dar una idea de nuestra dependencia económica de los Estados Unidos, según cifras publicadas por organismos nacionales e internacionales de todo lo que exporta la República Dominicana, el 48% va hacia el mercado norteamericano, convirtiéndonos en el país líder en exportaciones de todos los que integran el Tratado de Libre Comercio denominado DR-CAFTA.

En el año 2016, todavía no se han publicado las cifras del 2017, República Dominicana exportó la suma de US$ 4.684.1 millones de dólares, seguida por Honduras, Costa Rica, Guatemala, Nicaragua y El Salvador, situación que seguro se repetirá cuando el Departamento de Comercio de los Estados Unidos publique las cifras del año que recién terminó.

El segundo mercado para nuestros productos es Haití, que se ubica en un lejano segundo lugar pues solo el 10% de nuestras exportaciones van a nuestro vecino mas cercano, lo que en términos absolutos nos dice que exportamos 4 veces mas a Estados Unidos que a Haití, con reglas claras, sin sobresaltos y con trato preferencial.

Ni hablar del turismo, que es denominado, y con razón, el motor de nuestra economía, según acaba de publicar el Instituto de Aviación Civil (IDAC), a nuestro país llegaron el pasado año por vía aérea la friolera de 7 millones 142 mil pasajeros, de los cuáles el 56.70% , es decir, aproximadamente 4 millones llegó procedente de América del Norte, que es igual a Estados Unidos y Canadá.

Cuando buscamos las cifras para identificar la procedencia de los que llegaron solo vía aérea, sin contabilizar los cruceristas, para visitas turísticas, encontramos que el Ministerio de Turismo a junio del 2017 había contabilizado la llegada de 2.8 millones de turistas al país, de los cuáles el 39.57% llegaron de los Estados Unidos, siendo este país el mayor cliente en esta materia que tiene la República Dominicana.

Pero no solo eso, en un informe publicado en día de ayer, el Banco Central de la República Dominicana dio la información de que al mes de noviembre del 2017, las remesas hechas por nuestros compatriotas que viven sobretodo en los Estados Unidos habían sobrepasado en U$70 millones de dólares el total de lo recibido por el país en el año 2016, lo que asegura un aumento importante, que ellos proyectan en U$ 570 millones de dólares para cuando se agregue la cifra total del año recién pasado.

Según el Banco Central, el total de remesas recibidas por los dominicanos en el año 2016 fue de U$ 5,261.5 millones y lo proyectado para el 2017 es de U$ 5,835.2 millones, cifra que sigue aumentando todos los años desde el 2010 hasta la fecha.

Entonces si somos tan dependientes, las cifras económicas no se equivocan porque son números fríos, el jueguito de dirigentes connotados del actual partido de gobierno de entrometerse en la política norteamericana y emitir opiniones sobre lo que ocurre en la vecina nación en términos de política interior no es lo mas conveniente, por mas que no les guste el actual Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, porque eso nos podría causar problemas innecesarios.

Ya ocurrió en la pasada campaña electoral de los Estados Unidos, cuando la Vicepresidenta de la República Dominicana, cual si fuera una ciudadana cualquiera, grabó un comercial a favor de la candidata que perdió las elecciones, la señora Hillary Clinton, lo cual en su momento criticamos.

Después el señor Euclides Gutierrez Felix, miembro del Comité Político del partido de gobierno, fue quien inauguró el año con unas explosivas declaraciones publicadas el 4 de enero en el periódico El Caribe, donde dijo textualmente: ¨A nosotros los Estados Unidos no nos quieren ya manejando el país. Ya se cansaron de nosotros…¨.

Y ayer el mismo Presidente del PLD y ex-Presidente de la República, Leonel Fernandez, publica un relato sobre un libelo titulado ¨Fire and Fury Inside Trump White House (Fuego y Furia Dentro de la Casa Blanca de Donald Trump), cuyo autor. Michael Wolff, se convirtió en una repentina celebridad y rápidamente ha sido olvidado por la prensa norteamericana.

En nuestro caso, que leímos el libro el mismo día que fue puesto a la venta en Amazon, con un click cualquiera puedo conseguirlo, el relato es tan inverosímil y fantasioso, que nos imaginamos, y con razón, que iba a pasar sin pena y sin gloria por la falta de rigor en su texto y ausencia de pruebas sobre lo que cuenta.

No sabemos si es una estrategia del PLD o son tiros a ciegas para molestar a Gulliver, solo que por nuestro grado de dependencia es mejor dejar a Donald Trump y su gobierno tranquilo, después de todo su presidencia es el fruto de la decisión del único que podía elegirlo, que es el pueblo norteamericano.

No hay que dar palos a ciegas en contra un panal de avispas que podría picarnos y de mala manera, ademas no hay necesidad de meternos ni opinar a favor o en contra de la política interna de los Estados Unidos cuando se tienen responsabilidades oficiales, pues con ello se viola una de las reglas de la buena convivencia entre los países, la no intervención en los asuntos internos de otras naciones.
Y no hay necesidad cuando a lo interno tenemos tantos problemas de que opinar y situaciones que resolver.

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar