Se desnudó él mismo

Por Luis Brito jueves 10 de mayo, 2018

Carlos Peña no lo hizo bien. Falló más de una vez, y cometió desaciertos muy preocupantes en una persona que le está diciendo al país que quiere ser su Presidente.

Como dirigente de un partido (PLD) se inmiscuyó en asuntos internos de una organización que no es la suya (PNVC), y lo peor, prácticamente “invadió” parcela ajena al acudir y adentrarse al mismo local de una entidad en la que no debe meter las narices.

No me imagino a un dirigente del PRM metido en la propia Casa Nacional del PLD queriendo pescar en río revuelto. Sería insólito.

Carlos Peña, que se dice “evangélico”, fue oportunista, y pareció actuar para empeorar y crear más problemas internos de los que ya tiene esa disminuida agrupación política, con el aparente único interés de sacar beneficios particulares en su naciente carrera presidencial.

Es evidente que no acudió allí en calidad de comunicador, como él alega. En esa emboscada no se habló de un interés genuino de comunicar al país un problema político. Todo lo contrario.

Según el vídeo, que no miente, se elaboró todo un plan a su imagen y semejanza: Buscaba que le endosen la candidatura presidencial del PNVC. Es lo que se habla y se escucha en el audiovisual.

Eso no es pulcro ni decente. Así no se hace política, al menos la que necesita este país para cambiar de rumbo para mejor.

Ese señor se desnudó él mismo.

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar