Sarkozy y un exministro declaran por la financiación de la campaña de 2007

Por EFE martes 20 de marzo, 2018

EL NUEVO DIARIO, PARÍS.- El expresidente francés Nicolas Sarkozy está declarando bajo arresto por la presunta financiación de la campaña para su elección en 2007 con dinero del régimen de Muamar al Gadafi, indicaron hoy a Efe fuentes judiciales, que añadieron que su exministro Brice Hortefeux también comparece.

Hortefeux, uno de los más estrechos colaboradores de Sarkozy antes y durante su paso por el Elíseo, había sido igualmente convocado hoy por la Policía Judicial de Nanterre, cerca de París, pero en su caso no bajo el estatuto de arrestado sino libre, precisaron las fuentes.

El ex jefe del Estado puede permanecer bajo arresto para declarar ante los investigadores un máximo de 48 horas antes de ser presentado ante un juez si se considera que hay elementos que puedan justificar su imputación.

En el origen de esta investigación judicial hay, sobre todo, un documento administrativo libio, publicado en mayo de 2012 por el sitio de información “Médiapart”, en el que se daba cuenta de que el expresidente había recibido dinero del dictador libio.

En noviembre de 2016, el empresario e intermediario Ziad Takieddine afirmó haber llevado cinco millones de euros en efectivo entre finales de 2006 y comienzos de 2007 de Trípoli a París que entregó al también exministro Claude Guéant y a Sarkozy, que era entonces titular de Interior.

El director de “Médiapart”, Edwy Plenel, señaló hoy en la emisora “France Info” que los jueces han constatado que en la campaña del expresidente conservador circulaba mucho dinero en efectivo, y que se han encontrado rastros de pagos en un banco libanés y en otro alemán.

Plenel también se refirió a los testimonios de otros conocedores de las presuntas transferencias de dinero del régimen del derrocado líder libio a la campaña de 2007 en la que Sarkozy salió victorioso en la segunda vuelta frente a la socialista Ségolène Royal.

Para el periodista, también debe aclararse si, más allá de la eventual responsabilidad penal, la implicación de Francia en el derrocamiento de Gadafi en 2011, que “fue más lejos del mandato de la ONU”, tuvo también “una dimensión privada” por interés de Sarkozy.

El primer ministro francés, el conservador Edouard Philippe, no quiso comentar hoy en la cadena “BFM TV” el procedimiento judicial en marcha contra Sarkozy y se limitó a recordar que sus relaciones con el antiguo jefe del Estado “siempre han sido respetuosas”.

Sarkozy está ya encausado por la presunta financiación irregular de su campaña a las presidenciales de 2012, en las que fue derrotado por el socialista François Hollande, y se sentará en el banquillo por el conocido como “caso Bygmalion”, una supuesta trama de falsificación de facturas para ocultar gastos.

 

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar