Santrich planta a la Corte Suprema en desafío al acuerdo de paz de Colombia

Por EFE martes 9 de julio, 2019

EL NUEVO DIARIO, Bogotá, 9 jul (EFE).- El exlíder de las FARC Seuxis Paucias Hernández, alias “Jesús Santrich”, dejó este martes plantada a la Corte Suprema de Justicia que lo había citado a indagatoria en un proceso por narcotráfico, ausencia con la que dio la espalda al acuerdo de paz y que llevó al alto tribunal a ordenar su captura.

Los magistrados de la Corte Suprema de Justicia esperaban a Santrich, miembro de la Cámara de Representantes, pero su defensa, encabezada por el abogado Eduardo Matías, dijo desconocer su paradero, situación que ya había sido denunciada por el Gobierno el pasado 30 de junio y que condenaron distintos sectores políticos.

“La inasistencia de Jesús Santrich a la indagatoria programada por la Corte Suprema de Justicia para hoy no solo es un grave incumplimiento al acuerdo de paz, es también un incumplimiento a los miles de exguerrilleros que sí están comprometidos con la construcción de la paz”, manifestó en su Twitter el senador Iván Cepeda, del partido de izquierdas Polo Democrático Alternativo (PDA).

La crítica reviste especial importancia al partir de Cepeda, copresidente de la Comisión de Paz del Senado y uno de los más firmes impulsores del proceso que condujo al desarme y desmovilización de las FARC.

“Inaceptable la conducta de Santrich. Debe ser excluido del proceso. Y (la justicia) ordenar su captura”, expresó por su parte el exjefe negociador de paz del Gobierno en los diálogos con las FARC, Humberto de la Calle.

El proceso contra Santrich y por el cual es pedido en extradición por EE.UU. es por un supuesto delito de narcotráfico cometido después del 1 de diciembre de 2016 cuando entró en vigor el acuerdo de paz firmado por el Gobierno y las FARC el 24 de noviembre del ese año.

Sin embargo, en mayo pasado la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) le concedió a Santrich la garantía de no extradición con el argumento de que las pruebas aportadas por Estados Unidos eran insuficientes y el caso pasó a la Corte Suprema que debe definir su situación.

A las críticas contra Santrich se sumó el Gobierno colombiano por medio del consejero presidencial para la Estabilización y la Consolidación, Emilio Archila, quien aseguró que el exlíder guerrillero se burla de todo el mundo al no comparecer ante la Corte.

“Se está burlando de todo el mundo, se está burlando de su propio partido, se está burlando de su propia gente a la que está dejando dentro del proceso, se está burlando de la justicia que le dio todas las oportunidades y las garantías que necesitaba”, aseguró Archila.

El funcionario puso como ejemplo a los demás exguerrilleros, de quienes dijo que sí están cumpliendo sus compromisos con la paz.

“El resto de excombatientes están dentro de su proceso, están acudiendo a la justicia, respondiendo a sus víctimas y dentro de sus procesos de reincorporación”, añadió Archila.

A la salida de la fallida indagatoria el abogado Matías recalcó que desconocen el paradero de Santrich y que no hablan con él desde hace unos 15 días, cuando finalizó el periodo de sesiones del Congreso.

“El despacho optó por levantar la sesión, (dijeron) que después tomaban una decisión, pero no sabemos cuándo será”, afirmó Matías en medio de una nube de periodistas ante los cuales reconoció que la Corte Suprema de Justicia ha dado todas las garantías en el proceso, pero que desde el Ejecutivo no ha sido así.

Horas después la Sala Especial de Instrucción de la Corte Suprema consideró “injustificada” la ausencia de Santrich y ordenó una “orden de captura con fines de indagatoria por los delitos de concierto para delinquir agravado, fabricación, tráfico o porte de estupefacientes”.

La Corte señaló que a Santrich se le había privilegiado “su derecho fundamental a la libertad” y en vista de su no comparecencia remitirá a Interpol la orden de captura “para activar el trámite de publicación de notificación roja”.

Santrich, que el 11 de junio pasado asumió el escaño en la Cámara de Representantes para el cual fue indicado por el partido FARC, dejó plantados a los escoltas de su esquema de seguridad oficial el pasado 29 de junio y desde entonces se desconoce su paradero.

Según el Gobierno, Santrich estuvo hasta ese día en el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) de Tierra Grata, situado en el departamento del Cesar (norte), donde desmovilizados de las FARC terminan de hacer su reincorporación a la vida en sociedad.

El incumplimiento de Santrich con la justicia causó malestar en el propio partido FARC que el próximo fin de semana se reunirá para analizar la situación y sopesa la posibilidad de expulsarlo.

“Su no presentación a la diligencia citada el día de hoy, desmiente su propia palabra y defrauda la confianza del país y de nuestro partido”, expresó la FARC en un comunicado en el que dice que su actitud los “decepciona y lastima profundamente”.

Según la FARC, la conducta de Santrich “es únicamente responsabilidad suya que, al igual que otras de sus decisiones personales, no consulta”, ignorando el hecho de que “no solamente es un militante del partido sino que hace parte de su dirección y ocupa una curul en la Cámara de Representantes a nombre de nosotros”.

“Con independencia de su inocencia o culpabilidad, que sólo la justicia podrá determinar (…) en el caso de Jesús Santrich no se puede negar que los sucesivos fallos de Corte Constitucional, la Jurisdicción Especial para la Paz y el Consejo de Estado, terminaron por reconocer sus derechos como ciudadano y reincorporado, brindándole todas las garantías para su libertad y defensa”, agrega el partido.

Anuncios