Santiago necesita relanzarse, que surja una propuesta real de ciudad moderna 

Por Fernando Peña

Santiago : Proyecto de embellecimiento del casco urbano sin planes para el desarrollo económico y social

El concepto de que un alcalde solo está para recoger los desperdicios sólidos, el ornato y embellecimiento de las ciudades es obsoleto, en las ciudades de América Latina, el Caribe e incluso en los países desarrollados se articulo la alianza publica privada como herramienta de competitividad territorial y desarrollo económico local.

Recordamos a Gilberto Serulle que intentó e implementó ese concepto, pero se desvirtuó y salió de su curso a los dos o tres años, experimentando la ciudad una experiencia traumática, a pesar de los grandes aportes que hizo en renglones fundamentales para el impulso económico y mejoría de las condiciones de vida de miles de santiagueros, básicamente de escasos recursos.

Aplicó proyectos innovadores de regeneración urbana para el desarrollo económico local. Eso es evidente.

De haber seguido ese curso y limpieza de la ciudad, otra seria la historia para Santiago.

Todo eso quedó truncado, su sucesor, Abel Martínez, se ha concentrado en la limpieza del casco urbano, recogida de basura general y desarrollo de la Ruta de los Murales como embellecimiento de la ciudad.

A su llegada implantó una política de tierra arrasada contra buhoneros, chiriperos e incluso comerciantes, al aplicar una política represiva que buscaba, con la represión, someter medidas de limpieza visual y belleza de la ciudad.

Y lo logró…

El costo ha sido muy alto en termino social y económico para la ciudad. Porque ello ha aumentado la pobreza, el desempleo, mutilación del emprendimiento.

Se salió Abel Martínez del enfoque operativo y estratégico para cumplir con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible a nivel territorial y local.

No ha aplicado e implementado Abel Martínez, para Santiago, proyectos de regeneración urbana.

Ni por asomo ha promovido las asociaciones público-privadas e involucramiento a la sociedad civil en torno a objetivos estratégicos de desarrollo económico local.

Lamentablemente ha sido un fiasco para Santiago.

¿Es que acaso no puede un gobierno local abordar la reducción de la pobreza, crear empleos, generar emprendimientos sostenibles, promover las asociaciones público-privadas e involucrar a la sociedad civil?

No solamente puede, sino que tiene la obligación de hacerlo y aplicarlo.

Pero Abel Martínez ha hecho todo lo contrario.

Su única agenda es limpieza, ornato y murales en la ciudad.

Se sabe que participaron ocho ciudades en un taller en Nueva York, Filadelfia y Washington, D.C. para aprender de la experiencia de estas ciudades en el desarrollo, estructuración e implementación de proyectos de regeneración urbana con financiamiento del sector privado que hayan tenido un impacto en el crecimiento económico local.

Los temas fueron discutidos durante el taller incluyen: estrategia financiera innovadora (rezonificación del área, valor del suelo, captura de plusvalías, financiamiento por incremento de recaudación de impuestos e impuestos sobre la propiedad); participación de los socios e involucrados (sector público, sector privado y sociedad civil); marco jurídico y financiero; estrategia de desarrollo económico; acciones necesarias para atraer el financiamiento privado; y estrategia de coordinación entre todos los socios e involucrados.

Se auspicio convocar a gobiernos locales de América Latina y el Caribe para acompañar sus proyectos en regeneración urbana a ser implementados por agencias de desarrollo económico local con la participación del sector privado.

Pero nada de eso lo sabemos, porque vivimos aislado en un mundo globalizado, donde la diplomacia de las ciudades se desconoce y no existe en nuestros gobiernos locales.

Los participantes en ese taller conocieron experiencias internacionales de referencia. Ahí aprendieron los objetivos de la estrategia de la ciudad de Nueva York: democracia vibrante, economía inclusiva, barrios prósperos, vidas saludables, equidad y excelencia educativa, clima habitable, movilidad eficiente, infraestructura moderna, equipos Barranquilla, Bogotá, Ciudad de México, Córdoba, Hermosillo, Montevideo, Quito, Salvador.

Santiago necesita relanzarse, que surja una propuesta real de ciudad moderna, actualizada a los nuevos tiempos con un Proyecto Integral de Renovación Urbana que busque consolidar una nueva pieza de ciudad en el largo plazo a través de planes parciales o de fichas normativas, generando una reconfiguración morfológica que permita integrar distintos sistemas de espacio público, vías y estructura ecológica de forma ordenada y a partir de los lineamientos del urbanismo de vanguardia.

Un proyecto urbano que sea sostenible, denso, compacto, con usos mixtos del suelo, accesible para todos los tipos de transporte y creando espacio público de calidad.

Santiago es un maquillaje urbano. El rescate no ha sido real, Abel se monto en el abandono, deterioro, carencia de espacio de los últimos dos años de la gestión de Gilberto Serulle para vender una imagen, una proyección personal y política.

Gilberto Serulle fue un monstruo de alcalde, sus obras están ahí, algunas sin terminar por esta gestión, pero fallo en sus dos últimos anos y el precio ha sido muy alto para la ciudad e incluso para la propia imagen del ex alcalde.

Recordemos su interés y proyectos que mejoraron la calidad de vida miles de personas, su interés en traer flujos económicos y mejorar las dinámicas sociales de la ciudad.

Serulle, intentó, buscaba crear una ciudad amigable.

Abel Martínez desde que llegó la convirtió en bulla, desprecio, enemistad, maltrato, los videos y noticias no nos dejan mentir.

No ha habido en su gestión un Plan de Recuperación Social, Urbanística y Ambiental.

Increíble, ni siquiera ha intentado una Regeneración del Centro Histórico de Santiago.

Su objetivo debió ser además de hermosear el casco urbano, el ornato y los murales en la ciudad impulsar el desarrollo económico de la ciudad, por medio de la regeneración urbana incorporando principios socialmente incluyentes y ambientalmente sostenibles.

Pero, por lo menos Abel Martínez deja el casco urbano limpio, deja los murales, que ojalá se le de seguimiento y mantenimiento, porque si no será una ciudad de ruinas con esos murales descascarado y feo por el tiempo y justo es reconocer su espero delicado en el ornato.

El autor es periodista

Por Fernando Peña

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar