SANA AL MUNDO: Los perros son parte esencial de nuestras vidas…protejámoslos

Por Amerfi Cáceres viernes 26 de agosto, 2022

República Dominicana al igual que otros países de la región no tiene ningún control sobre su población canina.  Los perros que transitan sin dueño libremente en nuestras calles, no son sino las consecuencias de la falta de políticas públicas que deben resolver este flagelo.

Se estima que entre 30 y 40 personas son mordidas diariamente por perros callejeros, perros sin dueño, perros realengos o ‘viralatas’. Según estadísticas del Centro Antirrábico Nacional, para el 2006 el país tenía alrededor de 90,000 de estos animales deambulando en ciudades y campos, cantidad que para el 2022 queda corta frente al actual crecimiento demográfico sin control.

Unos 29,000 perros realengos estaban concentrados en la ciudad de Santo Domingo, es decir, el 33% de la población total existente en el país. El resto estaba diseminado por todo el país.

Alrededor del 65% de las mordeduras de perros ocurren en el hogar y un 35% se produce en las vías públicas. Uno de los problemas que confrontan las personas afectadas es que al no tener dueño o domicilio el perro callejero, se le torna difícil a la víctima capturarlo y llevarlo a un laboratorio para determinar si tiene rabia.

Se estima que hay un perro realengo por cada diez habitantes. La cantidad de perros se determina en función de la población humana, es decir, mientras más gente, más caninos.

¿Cómo debe el Estado resolverlo? Pues bien, regulando las poblaciones caninas, a través de políticas públicas que resuelvan el problema de la sobrepoblación por medio de un Programa de Equilibrio Poblacional, que cumpliendo con 6 características básicas (castraciones masivas, gratuitas, tempranas, sistemáticas, extendidas y abarcativas), resuelven definitivamente el problema, que afecta fundamentalmente a los más vulnerables: perros y gatos.

De llevarse este Programa a la práctica en todas las comunidades del país, lo que hoy es el “día del perro perro”, sería la dignificación de uno de los animales más extraordinarios que existen, ya que no habría perros en las calles, sino animales en un hogar, con una familia, pues castrando de acuerdo al Programa de Equilibrio Poblacional, cada perro o gato puede tener acceso a un hogar, que, en el estado actual de sobrepoblación y ausencia estatal, es imposible.

El rol del voluntariado es fundamental, ya que ha de capacitarse y formarse para poder reclamar y exigir este tipo de políticas a sus dirigentes, con argumentos valiosos y comprobables, que encuentran validez en la Constitución Nacional, pero también en distintas leyes provinciales, y ordenanzas municipales.

“No hay mejor psiquiatra en la tierra que un cachorro lamiéndotela la cara”. (Ben William)

 

POR AMERFI CÁCERES

*La autora es locutora, periodista, abogada y líder comunitaria.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar