La reingeniería de la economía no ha comenzado todavía. Se están abriendo comercios e industrias, pero no volverán al mismo método de trabajo. Tienen obligatoriamente que introducir cambios, para poder subsistir en un mercado de tanta competición y poco circulante.