¡Salarios dignos para los trabajadores!

Por Ismael Batista jueves 11 de julio, 2019

EL Comité Nacional de salario (CNS), es el organismo tripartito dependiente del Ministerio de Trabajo, encargado de establecer el salario mínimo en el sector Privado; también es atribución de la entidad indexar el tarifario salarial en otros sectores de la actividad económica del país, como son la Industria Azucarera, Sector Construcción y afines, Zona Franca, Sector Hotelero, entre otros más.

Para establecer la escala salarial, que se revisa cada 2 años, el CNS toma como referente la demanda y la oferta de empleo, así como también, el costo de la canasta familiar, acorde con el informe del Banco Central.

Sin embargo, la realidad es que, la escala del aumento salarial en la empresa privada, objeto de revisión cada dos años, ha sido siempre el resultado de acuerdos concertados entre los trabajadores y el sector empresarial.

Por ello, en las discusiones o debates del tema salarial de los trabajadores, participan estos y la más importante de las asociaciones de empresarios del país, el Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP).

El dialogo va en dirección a la concertación de un acuerdo que resulte en un salario digno para los trabajadores. Estos lejos de optar por un salario equiparable con el nivel básico de la canasta familiar, manera de crear un ambiente de distensión en el dialogo se han transado por una propuesta de aumento salarial de un 25 %.

En contraposición, el CONEP oferta el pírrico incremento del 10 %, lo que ha creado un impasse en las negociaciones obrero- patronal, en las cuales no se vislumbra una salida balanceada en lo inmediato.

En estas circunstancias en busca de un convenio, el sector laboral, como dice el pueblo, se la está poniendo fácil a los patronos.

Si tomamos como ejemplo aumento del 25 % al salario mínimo, este tope dista mucho de la canasta básica familiar promedio establecida por el Banco Central de la República Dominicana, que, en diciembre de 2018 oscilaba en unos RD$ 31,661.34. equivalentes a unos 640 dolores mensuales

Ahora bien, en este contexto, vale hablar de pobreza extrema, definida socialmente para aquellos individuos que sobreviven con menos de 57 dólares al mes.

En este panorama7, podemos inferir que la gran mayoría de los trabajadores dominicanos asalariados en el sector privado están enmarcado en el mapa de la pobreza de la República Dominicana, en calidad de vidas miserables, a pesar de los vastos planes sociales de asistencia social que implementa el gobierno.

IMPACTO DE LAS POLITICAS FONDOMONETARISTAS.

En su papel de regente de la política económica y financiera del Estado Dominicano, veamos a rasgo general algunas de las políticas exigida por el Fondo Monetario Internacional (FMI)al Estado dominicano y sus consecuencias en los salarios y pensiones de los trabajadores, en la inversión social, inversiones de capitales para el desarrollo y el gasto corriente.

Observemos algunas de ellas: 1) Disposiciones Impositivas, con aumento la tasa de impuestos a los bienes de consumo y de servicios.

2) Disposiciones sobre el Gasto, con recortes significativos en los gastos de inversión del Producto Interno Bruto (PBI), reducción en el crecimiento del gasto público con su impacto negativo en el aumento salarial y de las pensiones de los trabajadores y empleados del sector público, así como en las asignaciones de recursos a las instituciones del Estado, estableciendo límites a la inversión en el gasto social, entre otras medidas restrictivas.

Todas estas medidas impuestas por el FMI al sector gubernamental, le constriñe la política de aumento salarial; también en los compromisos del gobierno en los servicios competencia del Estado

En cambio, no sucede lo mismo con el sector empresarial, que tiene como propósito, con el esfuerzo del trabajador, producción y aumento de capitales, sin otras obligaciones. Además, no tiene compromisos emprestatarios con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y las exigencias impuestas por este al Estado dominicano.

Además, al sector, el gobierno le concede todo tipo de exenciones y facilidades para la la instalación y operabilidad de las empresas

De modo pues, que la empresa privada está en la capacidad económica de incrementar a su capital humano, sus trabajadores, un salario digno en compensación por la ardua labor que desempeñan en beneficios de sus empresas.

Por ISMAEL BATISTA

Anuncios

Comenta