Rusia quiere ampliar las zonas de distensión a toda Siria, según rebeldes

Por EFE viernes 15 de septiembre, 2017

EL NUEVO DIARIO, BEIRUT.- Rusia quiere ampliar las zonas de reducción de la tensión en Siria para establecer un alto el fuego que abarque todo el país, indicó hoy la delegación opositora, que participa en la reunión de Astaná, en un comunicado en Telegram.

En la nota, la delegación de “las fuerzas militares de la revolución” siria explicó que mantuvo hoy la última reunión con el equipo negociador ruso en el marco de la ronda iniciada ayer sobre el conflicto sirio en la capital kazaja.

El texto explicó que el equipo ruso les ha transmitido la voluntad de su país de “comenzar un alto el fuego total (en Siria), eliminar al ‘Dáesh’ (acrónimo en árabe de Estado Islámico) e iniciar un proceso político para encontrar una solución completa”.

El texto explica que Rusia pretende lograr una tregua en toda Siria con la ampliación de las zonas de reducción de la tensión con vistas a “iniciar una operación política para crear las condiciones para que los sirios redacten una nueva Constitución y después se celebren elecciones presidenciales bajo supervisión internacional”.

Desde ayer, tiene lugar en Astaná la sexta ronda de conversaciones, que tiene el objetivo de delimitar los mapas de las “zonas de rebajada de tensión” en las provincias de Idleb, Homs y Guta, territorios en los que estará prohibida cualquier actividad militar, incluso vuelos de aviones.

En otro comunicado, la delegación opositora señaló hoy que por el momento no se ha llegado a ningún acuerdo sobre el mecanismo de supervisión de esas áreas de distensión.

A la reunión asiste una nutrida delegación de la oposición, integrada por 24 representantes de grupos armados, según el Ministerio de Asuntos Exteriores de Kazajistán.

Además, participa un equipo negociador del Gobierno sirio, encabezado por el embajador de Siria ante la ONU, Bashar al Yafari, y delegaciones de los tres países garantes, Rusia, Turquía e Irán; representantes de EEUU y Jordania, y el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura.