Rusia admite que la ofensiva turca en norte sirio es un “peligroso desafío”

Por EFE jueves 25 de enero, 2018

EL NUEVO DIARIO, MOSCÚ.- Rusia admitió hoy que la operación militar lanzada por Turquía contra las milicias kurdas en el noroeste de Siria es un “peligroso desafío” para el proceso de paz en ese país.

“Eso es lo que está ocurriendo ahora en la zona de Afrín, donde las Fuerzas Armadas de Turquía llevan a cabo una operación militar conjunta con unidades de la oposición siria”, declaró María Zajárova, portavoz de la Cancillería rusa, en rueda de prensa.

Zajárova, en la primera crítica velada rusa a la ofensiva turca, aseguró que cualquier “demora en el restablecimiento de la unidad de la sociedad siria acarrea nuevos y peligrosos desafíos”.

“La parte turca, como es bien conocido, explica esto como una respuesta a la amenaza a la seguridad de Turquía formada en el norte de Siria en condiciones de ausencia de control gubernamental”, dijo.

En su opinión, “el factor kurdo es utilizado desde hace varios años, incluido entre nuestros socios occidentales, y no sólo en interés de los kurdos”.

“Da la impresión de que la población kurda se usa justo cuando conviene”, lamentó.

La principal formación política kurdosiria, el Partido de la Unión Democrática (PYD, en sus siglas en kurdo), ya anunció que no acudirá al Congreso del Diálogo Nacional Sirio de la próximas semana, en protesta por “el papel ruso” en la ofensiva turca contra el enclave de Afrín.

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, anunció esta semana que los kurdos habían sido incluidos en la lista de sirios invitados a Sochi (mar Negro), pero seguidamente acusó a Estados Unidos de alentar el separatismo kurdo.

Rusia siempre defendió la participación de los kurdos en las negociaciones de paz e, incluso, permitió que abrieran en su capital una oficina de representación, pero el mandatario turco, Recep Tayyip Erdogan, aseguró que había pactado con Moscú la operación de castigo contra los kurdos en Afrín.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, urgió anoche a Erdogan a limitar las operaciones militares contra las milicias kurdas de las Unidades de Protección Popular (YPG), que Ankara considera terroristas, mientras Washington las ve como un aliado contra el yihadista Estado Islámico.

La operación “Rama de Olivo” lanzada el sábado por el Ejército turco se centra, de momento, en la región kurda de Afrín, pero Turquía ha anunciado que se extenderá a Manbech, también en manos de las YPG.

Anuncios

¡Mantente informado!

Suscríbase para recibir las noticias más importantes del país y el mundo directamente en su correo
SUSCRIBIRME
X
Apple Store Google Play
Continuar