Retos impostergables del nuevo Gobierno

Por lunes 15 de agosto, 2016

Esta semana se instalará el cuarto mandato consecutivo del Partido de la Liberación Dominicana. Es mucho lo que se habla. Que si vienen cambios, que si saldrán del gobierno algunos peledeístas no afines a la corriente de Medina y un puñado de cosas que mantienen entretenido al colectivo.

En mi caso, más que esas cuestiones que solo sirven para alimentar el morbo, me preocupan, solamente, dos cosas, y es que el gobierno que iniciará mañana (16 de agosto) tiene el reto de desarrollar la mas ambiciosa política de redistribución de los ingresos que nunca se haya visto en nuestro país.

Es mucho lo que se ha dicho sobre el crecimiento económico dominicano, el cual, sin lugar a equivocarme, ha sido espectacular y decimos esto porque desde el 2004 a la fecha los gobiernos de nuestro partido han logrado triplicar el PIB del país, esto es de US$22,0392 mil millones a más de US$67 mil millones.

Este crecimiento nos ha llevado a crear muchos empleos y a bajar de forma considerable los índices de pobreza y pobreza extrema.

Pero hay un talón de Aquiles, algo que viene haciendo daño a todo esto, me refiero a los índices de desigualdad. En economía la desigualdad se mide por el coeficiente de Gini (en honor al Italiano Corrado Gini), este coeficiente nos permite ver que tan equitativa ha sido la distribución de la riqueza creada en un país.

En los gobiernos de nuestro partido, según datos del Ministerio de Economía y planificación, el coeficiente de Gini medido en ingresos oficiales por personas, apenas ha disminuido de 0.497 en el 2004 a 0.453 en 2014.

Estos números muestran que se ha hecho un esfuerzo desde los gobiernos del PLD por redistribuir mejor la riqueza que se crea, pero, también demuestran que esos esfuerzos no han sido suficientes y se mantienen aún muy lejos de los ejemplos de gobiernos presididos por partidos progresistas como es el caso de Venezuela, la cual al 2014 marcaba un coeficiente de Gini de 0.32.

De manera que el próximo gobierno del PLD debe poner énfasis en la distribución de las riquezas y para ello sin temor a equivocarme, es necesario cumplir, con otra gran tarea: propiciar una reforma fiscal progresiva que grave en proporción a las riquezas que genere cada quien y que especialice los ingresos fiscales en garantizar la inversión en sectores sensibles de la sociedad.

El camino esta allanado, contamos con un aval de 62% de dominicanos que nos votaron y con un partido que ha entendido que en la cohabitación de los liderazgos internos estará el éxito del partido, que nunca debe ser más que el de servir al pueblo.

Por Mihail García