Retos a superar por las Mipymes dominicanas en el 2021

Por Julia Tavárez martes 19 de enero, 2021

Cada año, las empresas, sobre todo con características de Micros, Pequeñas y Medianas Empresas (MIPYMEs), asumen retos que proyectan como parte su crecimiento. En esta ocasión, no será diferente, con esfuerzo doble, con restricciones doble, con un arrastre del 2020 en números casi rojos para quienes corrieron con suerte, porque para otros enfrentaron la realidad de cerrar puertas.

Durante el 2021, los dueños de MIPYMEs deberán emprender acciones puntuales que les garanticen la superación de sus principales retos, como son: el mercado cambiante, la agonizante economía, la crisis sanitaria, inclusive, la concerniente a los recursos humanos, que, en definitiva, son los que mueven y hacen crecer las ideas de negocios.

En República Dominicana la pandemia del COVID-19 ha adelantado, por cinco años promedio, la implementación de tecnologías en los negocios, sin importar el rubro al que pertenezcan, o qué productos o servicios ofrecen. El uso de programas y software que acerquen a los clientes potenciales, es posiblemente la garantía para sobrevivir en un año donde los medios digitales o e-commerce son tan esenciales como la materia prima.

Un alto porcentaje de los negocios y las empresas, enfrentan desafíos para asumir estas nuevas tendencias en una cultura donde la misma tecnología representa un costo significativo, donde el empresario tendrá decidir entre tomar capital para el desarrollo de los productos o en establecer métodos adecuados que constituyan un canal efectivo para la distribución para el cliente final.

Sin embargo, el reto más desafiante que enfrenta todo Mipymes son los compromisos fiscales, que no se detienen aunque se tenga cero clientes. Y ni hablar del costo energético, necesario para mantener las operaciones de las empresas.

Estudios recientes, coinciden en que durante los últimos meses la informalidad aumentó hasta el 52%. Mientras más micro y pequeña es la empresa, más propensa es a pasar a la informalidad como resultado de la Pandemia.

Para el sector de las MIPYMEs, el 2021, será un año en que de manera obligatoria tendrá algunas que reinventarse para poder sobrevivir en el mercado. Pues lo que en algún momento funcionó, quizás o si quizás, ya no volverá a ser igual. De manera, que se requiere de estudios e investigaciones profundos, sobre las tendencias de consumo, serán vitales.

En República Dominicana, las Micros, Pequeñas y Medianas Empresas representan el 98% del tejido empresarial. Ellas deberán estar listas para iniciar un proceso que las conduzca por la vía correcta hacia la superación de los retos y desafíos propios de los últimos meses. Para ello es imprescindible y de suma importancia el estudio de la Estructura Legal de la empresa o el negocio. Dicho estudio y actualización de sus registros comerciales les permitirá abrir nuevas oportunidades: crediticias, apertura a nuevos mercados nacionales e internacionales, incluyendo el mercado público, que, sin dudas, es el mayor cliente de cualquier tipo de empresa, credibilidad ante los clientes y proveedores, entre otras ventajas.

También, más que necesaria, es fundamental, la planificación estratégica con visión de mercado. Contar con proyectos que a su vez puedan presentar el camino claro para el logro de los objetivos de manera eficaz y eficiente.

El acompañamiento, la asesoría y la guía de las Instituciones reguladoras y rectoras o que inciden en el sistema empresarial dominicano se convierten en piezas fundamentales para que  las MIPYMEs, mujeres empresarias y emprendedores puedan salir airosos de los efectos generados  por la pandemia, y retomen a plenitud la generación de empleos y la dinamización de la economía, lo que hará más fuerte a nuestra Nación y a nuestra gente.

 

POR: LICDA. JULIA TAVÁREZ

*La autora es abogada y periodista

(@juliaTavarez10)

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar