Resolución de conflictos en la Biblia para el PLD de Bosch

Por Haivanjoe NG Cortiñas lunes 23 de abril, 2018

El conocimiento nos facilita habilidad, la que posteriormente puede servir de herramienta para comprender y aplicar en forma ordenada, de común acuerdo y pacifico la resolución de los problemas y al ser el conflicto parte integral de la vida, de la familia y de las organizaciones empresariales, deportivas, religiosas, sociales y políticas, nos brinda la oportunidad para que se constituya en motor de progreso, si con inteligencia se aborda para construir convivencia.

Al caer los conflictos políticos en algunas ocasiones en situaciones irracionales, por anteponer los intereses personales y grupales sobre los generales, las técnicas de resolución de conflictos probablemente resultan insuficientes; entonces, preparar un prontuario podría no ser viable para tal propósito.

Como el uso de la resolución de conflictos en determinadas oportunidades están segados, útil podría ser presentar preceptos seleccionados de las sagradas escrituras por no estar contaminados, los que al provenir de lo divino, podrían aplicarse sin parcialidad al PLD en la actual coyuntura.

De asumir los preceptos bíblicos por parte de los actores claves del PLD, sentándose a dialogar bajo la sombrilla bíblica y no en otra, los resultados serían satisfactorios para las partes; naturalmente, si se desea preservar la mejor obra política partidaria que Juan Bosch le dejo a su dirección colegiada, a los que ayudaron a construirlo, que son sus verdaderos dolientes, los que provienen de los círculos de estudios y no los de los círculos de empleo o comerciales, y a la sociedad dominicana.

A continuación los preceptos seleccionados del Viejo y Nuevo Testamento.

Levítico 19:18.- No te vengarás, ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino que amarás a tu prójimo como a ti mismo; yo soy el SEÑOR.

Proverbios 12:18.- Hay quien habla sin tino como golpes de espada, pero la lengua de los sabios sana.

Proverbios 15:1.- La suave respuesta aparta el furor, más la palabra hiriente hace subir la ira.

Proverbios 16:7.- Cuando los caminos del hombre son agradables al SEÑOR, aun a sus enemigos hace que estén en paz con él.

Mateo 5:9.- Bienaventurados los que procuran la paz, pues ellos serán llamados hijos de Dios.

Mateo 5:38-40.- Habéis oído que se dijo: “Ojo por ojo y diente por diente.” Pero yo os digo: no resistáis al que es malo; antes bien, a cualquiera que te abofetee en la mejilla derecha, vuélvele también la otra. Y al que quiera ponerte pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa.

Lucas 17:3.- Si tu hermano peca, repréndelo; y si se arrepiente, perdónalo.

Juan 13:34.-Un mandamiento nuevo os doy: que os améis los unos a los otros; que como yo os he amado, así también os améis los unos a los otros.

Romanos 12:17-21.- Nunca paguéis a nadie mal por mal. Respetad lo bueno delante de todos los hombres. Si es posible, en cuanto de vosotros dependa, estad en paz con todos los hombres. Amados, nunca os venguéis vosotros mismos, sino da lugar a la ira de Dios, porque escrito está: Mia es la venganza, yo pagaré, dice el Señor.

Corintios 13:4-7.- El amor es paciente, es bondadoso; el amor no tiene envidia; el amor no es jactancioso, no es arrogante; no se porta indecorosamente; no busca lo suyo, no se irrita, no toma en cuenta el mal recibido; no se regocija de la injusticia, sino que se alegra con la verdad.

Efesios 4:29.- No salga de vuestra boca ninguna palabra mala, sino sólo la que sea buena para edificación, según la necesidad del momento, para que imparta gracia a los que escuchan.

Filipenses 2:4.- no buscando cada uno sus propios intereses, sino más bien los intereses de los demás.

Colosenses 3:13.- Soportándoos unos a otros y perdonándoos unos a otros, si alguno tiene queja contra otro; como Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.

Hebreos 12:15.- Mirad bien de que nadie deje de alcanzar la gracia de Dios; de que ninguna raíz de amargura, brotando, cause dificultades y por ella muchos sean contaminados.

Santiago 1:19-20.- sabéis, mis amados hermanos. Pero que cada uno sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para la ira; pues la ira del hombre no obra la justicia de Dios.

Pedro 3:8-11.- En conclusión, sed todos de un mismo sentir, compasivos, fraternales, misericordiosos y de espíritu humilde; no devolviendo mal por mal, o insulto por insulto, sino más bien bendiciendo, porque fuisteis llamados con el propósito de heredar bendición. Pues el que quiera amar la vida y ver días buenos, refrene su lengua del mal y sus labios no hablen de engaño.

Si hacemos uso de otra cita bíblica que se encuentra en Mateo 7:16 y atribuida a Jesús, que dice: “por sus frutos los conoceréis”, expresada a propósito de la advertencia sobre falsos profetas que vendrán en su nombre para apartarnos de la verdad, el pensamiento de los dos únicos líderes del PLD no se dejarían contaminar de voces que procuran más que la unidad, sus intereses, teniendo así el camino abierto para que el partido de Bosch no complete la obra para el que se fundó.

Como colofón, les dejo este pensamiento de Juan Bosch: “La obra buena, como la obra mala es propiedad de la historia; pero la obra buena del porvenir es el fruto de las buenas intenciones, y de la capacidad para convertirlas en hechos”.

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar