Repensar el modelo educativo actual, para lograr la transformación del país

Por El Nuevo Diario

¨La educación se ha creado por el sistema económico para crear gente obediente y una fuerza de trabajo apropiada¨ – Claudio Naranjo

El mundo ha cambiado más en los últimos 10 años que durante los anteriores 40, pero el sistema educativo escolar, sigue siendo el mismo que hace 200 años, cuando tal modelo fue creado para llevar gente a las empresas a ser empleados, en el momento en que la revolución industrial se desarrollaba en su máxima expresión.

El psicólogo español Iñaki Piñuel, definió el sistema educativo actual, como un gran entramado de poder, que va indoctrinando a los ciudadanos para que el día de mañana sean los futuros empleados y así mismo preparándolos mentalmente para soportar el hostigamiento, la burla, la desigualdad social y el mecanismo del chivo expiatorio. Esto crea un tipo de ciudadano indiferente respeto a las injusticias sociales, incapaz de reclamar para si mismo la solidaridad de los demás, por tanto, prepara a un individuo más manipulable y más aislado del funcionamiento de la sociedad en la que vive.

Países como Finlandia tiene uno de los mejores sistemas educativos del mundo, y esto lo han logrado a través de sus grandes Maestros, eliminando las barreras de comunicación entre los estudiantes y ellos, pero de que sirve estar en primer lugar en calidad educativa si al mismo tiempo este País tiene unos de los estándares más altos de infelicidad traducida en suicidio, alcoholismo y depresión severa. Realidad que nos ofrece un indicador de que el problema no está en la libertad o en la calidad de los maestros, está en el sistema como tal.

En la Republica Dominicana, no somos la excepción, ya que los últimos gobiernos han hecho énfasis en la construcción de infraestructuras, un factor que sin dudas es muy importante y que representa un avance en cuanto a la comodidad de quienes tienen acceso a los planteles escolares, pero que no es suficiente, puesto que nuestro modelo educativo carece de una transformación profundamente pedagógica, en que se creen las condiciones para que cada estudiante sea educado de manera distinta y acorde a su forma de aprender.

Y es que todo el problema radica en la estandarización de todos los estudiantes a un modelo de educación que no admite la competencia, la libertad del pensamiento, el desarrollo del conocimiento crítico, pero lo más trágico; un modelo educativo que no admite la creatividad individual.

Otro de los factores que podría influir en que como País sigamos involucionando en el ranking de los países con los peores sistemas educativos del mundo, es el hecho de la sobrepoblación de estudiantes y nuevos graduados en el área del magisterio, que en mayoría de los casos no ha sido una decisión motivada por la vocación de ser maestros y tener amor por esa profesión, sino a la accesibilidad a puestos de trabajos que ha experimentado ese sector producto de la construcción de nuevos centros educativos en lo que se invierte gran parte del presupuesto que corresponde a dicha área.

Cabe preguntarse, ¿el sistema educativo actual, beneficia o afecta el desarrollo humano de esta época?

Y si la realidad es que cada ciudadano nace con una forma de aprender diferente, ¿por qué pretender educarlos a todos con un mismo sistema?

Considerando que la administración del gobierno actual, ha manifestado su preocupación de mejorar la calidad del sector educación, y ante la posibilidad de retomar presencialmente la docencia en las escuelas y universidades del país, el nuevo ministro tiene un compromiso histórico de repensar el viejo modelo educativo, introduciendo gradualmente importantes cambios, en los que se tome en cuenta las necesidades de los estudiantes de manera individual, conforme a la destreza de cada uno, lo que sin dudas daría lugar, a la tan necesitada revolución educativa que requiere nuestra sociedad.

 

Por Jean Cristofer Pérez

Comenta