Repatriación de españoles: unos varados y otros sin intención de volver

Por EFE miércoles 18 de marzo, 2020

EL NUEVO DIARIO, MANILA/BANGKOK.- Unos mil españoles se encuentran atrapados en Filipinas, mientras que otros en Tailandia o Indonesia han decidido no volver de momento a España: las dos caras ante la llamada del Gobierno español para que regresen los turistas en el extranjero ante la crisis del COVID-19.

Las dificultades para salir del archipiélago filipino se debe a la cuarentena declarada en gran parte del país y las restricciones de viaje, mientras que los consulados en muchos países se están viendo desbordados por la avalancha de peticiones.

“Es muy frustrante, las restricciones cambian cada día y no sabemos que hacer”, explica a Efe E.L., una española de vacaciones con su novio de nacionalidad belga, quienes esperan en la isla filipina de Cebu (sur) poder abordar cualquier vuelo que la saque del país.

“El problema es que las aerolíneas están suspendiendo rutas y anulando vuelos. Hay gente que les han cancelado hasta tres vuelos de salida”, lamenta esta bailarina, a la que después de cinco meses viajando por Asia no le queda presupuesto para alargar su estancia.

La isla de Luzón, la más grande del país y donde se encuentra Manila, está en cuarentena y la mayoría de los vuelos a la capital se encuentran cancelados, lo que está dificultando las salidas de los extranjeros.

Javier González, un barcelonés de 35 años, y su novia se encontraban en una remota isla el pasado jueves cuando empezaron las restricciones y, tras tratar sin éxito de llegar a Manila a través de la isla de Palawan, terminaron recalando en Cebu, cuyo aeropuerto tiene vuelos internacionales pero están saturados.

“Nos dijeron en el aeropuerto que tenemos que estar en cuarentena porque llevamos menos de 14 días en Filipinas y nos encerraron en una sala casi sin comida”, explica González.

Tras casi siete horas, pudieron salir del habitáculo gracias a las gestiones del Consulado de España, pero aún esperan en Cebu a poder salir del país.

Después un periplo a través de tres islas, cuatro aeropuertos y horas de colas, la mallorquina Ainoha Iscar logró llegar este miércoles a Manila con un vuelo de salida a Barcelona con escala en Doha. Pero en el último momento han cancelado la segunda escala y vuelve a estar en un limbo.

“Tengo un trasplante de riñón y no he traído medicina suficiente para pasar un mes entero aquí”, explica preocupada.

Ajena a tanta dificultad, Claudia Rodríguez, una viajera asidua al país que gestiona el blog “Viajar por Filipinas”, se alegra de haber decidido instalarse temporalmente en la isla de Malapascua para terminar un curso de buceo, en lugar de tratar de huir.

En Tailandia no hay restricciones de viaje, aunque han suspendido temporalmente clases y otros eventos en Bangkok y hay turistas españoles que han decidido alargar su estancia en el país.

El malagueño Marcelo, de 35 años, decidió retrasar su vuelta a España y quedarse en Chiang Mai, en el norte de Tailandia, para acompañar a su futura esposa.

“Llevo en Tailandia desde el 30 de enero. En principio vine para ver a mi chica y arreglar los papales para casarnos, pero lo de mover papeles está complicado”, dice a Efe Marcelo, que amplió la validez de su visado desde el 10 de abril al 10 de mayo.

El malagueño explica que viajó unos días a Vietnam, donde empezó a observar las restricciones y cancelaciones de vuelos debido al nuevo coronavirus.

“Desde que volví de Vietnam hace unos días, estoy realizando una cuarentena voluntaria, solo salimos a por comida y poco más”, asevera Marcelo.

Silvia, una barcelonesa de unos 60 años, llegó el 6 de marzo a Bangkok para ver a su hijo y, tras la declaración de emergencia en España, decidió retrasar su billete del 22 de marzo al 4 de abril.

“Pensé, ‘madre mía, no sé si volver o no’. Mi empresa me permite quedarme dos semanas”, precisa la española, quien agrega que tiene un seguro privado con asistencia en el extranjero, aunque no le cubre los gastos médicos por el nuevo coronavirus fuera de España.

En medio de la pandemia del COVID-19, una usuaria de Facebook ha ofrecido alojamiento en Bangkok a quienes hayan decidido quedarse por un tiempo ante la emergencia declarada en España.

“(…) ofrecemos estancia gratis en Bangkok a cambio de un poco de ayuda en tareas muy fáciles como limpiar”, ha escrito la buena samaritana en un grupo de españoles y latinoamericanos en la red social.

Anuncios