Reos de cárcel de SPM realizan huelga de hambre en demanda de respeto a sus derechos

Por El Nuevo Diario jueves 8 de abril, 2021

EL NUEVO DIARIO, SAN PEDRO DE MACORÍS. – Decenas de internos del Centro de Corrección y Rehabilitación (CCR-11) de San Pedro de Macorís se lanzaron este jueves a huelga de hambre como forma de llamar la atención de las autoridades, en lo que denominan un reclamo pacifico, apegado a los nuevos tiempos, de respeto a las garantías mínimas de derechos de los penados en momentos de democracia.

Al momento de hacer un llamado a las comisiones de Justicia de la Cámara de Diputados y el Senado de la Republica, a los Consejos del Poder Judicial y Superior del Ministerio Público, a los Derechos Humanos, Amnistía Internacional, Colegio de Abogados, Finjus, a la magistrada Patricia Lagombra, a la Honorable Procuradora General de la Republica, doctora, Miriam German, así como a toda la ciudadanía, a los fines de que pongan atención a las constantes violaciones a los Derechos Humanos en perjuicio de los internos recluidos allí.

A través de un comunicado, denunciaron entre los vejámenes que padecen por parte de sus custodias, la desnudez en presencia de los compañeros con sus zonas privadas en posiciones indignantes, maltrato físico y verbal, semanas completas sin poder comprar agua de consumo humano ya que no llega.

También carencias en comidas y medicamentos, falta de atención médica, denegación a visitas de sus familiares, imposibilidad para recibir los medicamentos que desde la calle compran sus familiares, así como la falta de un sistema de comunicación al exterior y con los familiares.

Denuncian lo que consideran como engaño a la población y a las autoridades, a causa de un sistema que se instauró hace 20 años y no ha logrado reivindicar ni al 1% de la población carcelaria.

Establecen que entre las carencias que les afectan están la falta de un buen sistema de educación adecuado y tecnificado, la instauración de un comercio activo que incluye la sobrevaluación de la comida, de los kits de higiene, agua de bañarse sin clarificación, pero lo que no se encarecen son los golpes y maltratos a intentos en la famosa plancha, un búnker inhumano propio de los tiempos trujillistas, un antro de represión y castigo, cuyo corolario son los traslado sin ordenes de jueces y falta de médicos, psiquiatras, psicólogos y odontólogos.

Calificaron las acciones denunciadas como violatorias de la ley 224 que rige el sistema penitenciario, de la Constitución de la República, las normas y los tratados y pactos de derechos político Internacionales y de los penados.