Renuncia Félix Jiménez (Felucho) al PLD y a la refinería

Por Humberto Salazar jueves 16 de marzo, 2017

No sabemos que bicho le picó a Felix Jimenez (Felucho), miembro del Comité Político del Partido de la Liberación Dominicana, ex-Secretario de Turismo en el gobierno del ex- Presidente Leonel Fernández, y actual Presidente de la Refinería Dominicana de Petróleo por mas de 4 años y medio en el gobierno del Presidente Danilo Medina, para renunciar a todas esas funciones e irse a la acera de la oposición.

Es posible que se convenció de que el PLD ya cumplió su misión histórica y decidió como su próxima meta en la actividad política, construir un partido que sustituya al que ayudó a fundar en 1973 y que sirva como instrumento para ¨completar la obra de Juan Pablo Duarte¨, es decir el señor Jiménez quiere emular a quien dice fue su líder histórico.

Solo eso explica que sin presentar una sola prueba, sin llevar un solo documento, sin plantear nada en concreto, acuse a todos los miembros del organismo al que pertenece, que es el Comité Político de su partido, de solapar una supuesta sobre-valuación de una cantidad de obras de infraestructura que han sido construidas en el país en los últimos años.

Pero no solo eso, comete el yerro de acusar y señalar a compañeros de su propio partido, a los cuales nunca menciona por su nombre y por lo tanto enloda a todos con sus palabras, pidiendo que se realice una investigación y auditoria de algunas de las obras que dice están sobre-valuadas, lo que demuestra que no posee ninguna prueba de lo que dice y que esto es una acción propia de la charlatanería que caracteriza a algunos os políticos en la República Dominicana.

Parece que Félix Jiménez quiere ser un imitador criollo del actual presidente de los Estados Unidos Donald Trump, que acusa y habla, sin poseer pruebas de lo que dice, razón por la cual luce aislado y abandonado hasta por su propia gente del Partido Republicano, cuando le ha sido imposible aportar por ejemplo, una sola prueba de que Barack Obama pinchó los teléfonos de la Torre Trump, lo que sería un delito grave para la justicia norteamericana.

Porque a quien se le ocurre, excepto que tenga alguna cuenta pendiente con algunos compañeros de partido y quiera cobrársela en esta circunstancia, que una persona miembro de un organismo colegiado, como es el CP del PLD, al que también pertenecen el actual Presidente Danilo Medina y un ex-Presidente como lo es Leonel Fernández, pueda ir a dos programas de televisión en días consecutivos y tomar partido a favor del discurso de la oposición.

Teníamos entendido que en los círculos de estudio, donde suponemos se formó el señor Jimenez, se les enseñó a los antiguos miembros del PLD, que las diferencias entre los miembros de ese partido se discutían dentro de los organismos al cual cada uno de ellos pertenecía, algo así como que los ¨trapos sucios se lavan en casa¨ para no dar municiones a los adversarios de esa organización política.

Pero no solo eso, sino que era deber de cualquiera de los miembros, el denunciar y pedir sanciones dentro del organismo a que perteneciera, claro aportando las pruebas correspondientes, en contra de cualquiera de sus compañeros sobre los que haya sospecha o se compruebe que cometió algún acto reñido con la disciplina, ética y conducta intachable que debía poseer un peledeísta.

Suponemos, que como Feliz Jiménez pertenece al mas alto organismo de dirección del PLD, que es el CP, entonces tendría la autoridad para llevar el tema que trató en televisión, de modo tan distendido y alegre, a la próxima reunión del organismo al que pertenece, decir los nombres de los que el acusa públicamente son señalados como sobre-valuadores de obras y pedir las sanciones correspondientes dentro del partido, el que suponemos llevará el caso hasta la justicia, para que estos sean sometidos y condenados, en caso de que se compruebe su falta.

Ese es el deber de un buen ciudadano, de un dominicano de bien, de un militante político que pertenece a la historia contemporánea del que ahora es el partido con mayor militancia comprobada en la República Dominicana, porque de no hacerlo, el señor Jiménez quedaría como otro mas de los ¨camisas verdes¨ que acusan y reclaman sin atreverse a mencionar un solo nombre, y mucho menos actuar en justicia en contra de los que dicen cometieron el delito de aceptar sobornos de una compañía extranjera.

Porque es que según Jiménez, el llevó el tema de Odebrecht y lo que el dice eran sobre-valuaciones de obras al CP de su partido, sin decir la fecha en que lo hizo, y que fueron los ingenieros, miembros suponemos de ese organismo partidario, los que convencieron al resto de sus compañeros de que eso no era cierto.

Es decir, suponemos que llevó algún estudio técnico que soportara sus afirmaciones, porque que sepamos el no es ingeniero de profesión, y no creemos que tenga perdida del juicio pasajeras que lo lleven a delirar sobre temas que no conoce, por lo que ahora esperamos que aporte las pruebas que tenía en ese momento para sostener esas afirmaciones.

Lo cierto es que cada día asistimos a un acto nuevo de este show de mal gusto que da pie al ¨figureo¨ de tanta gente que, como es el señor Jimenez, deberían estar hace tiempo dedicados a sus labores privadas, y dejar el espacio a las nuevas generaciones de jóvenes miembros del PLD, que aun no han tenido la oportunidad de brillar con luz propia, porque una casta de inamovibles ¨fundadores¨ no les da la oportunidad de trascender.

Porque en la lógica que usa el señor Félix Jiménez para hacer su denuncia, el deber suyo como buen dominicano y militante político comprometido, debió haber documentado esa acusación y sostenerla en el momento en que podría ser útil para el país y para los gobiernos a los que ha servido, es decir cuando se estaban construyendo las obras, y si nadie le hacia caso, renunciar al CP y al gobierno, ya que al no hacerlo se ha hecho partícipe de sus propias acusaciones.

 

Comenta