Relatora pide comisión investigación sobre crímenes birmanos contra rohinyás

Por El Nuevo Diario lunes 13 de marzo, 2017

EL NUEVO DIARIO, GINEBRA.- Una relatora de la ONU pidió hoy la creación de una comisión internacional de investigación por la discriminación sistemática y la persecución continuada de la minoría musulmana rohinyá en el estado birmano de Rakhine, algo que puede constituir "crímenes contra la humanidad".

Durante la presentación del informe sobre Birmania (Myanmar) en la 43ª sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, la relatora especial asignada a ese país, Yanghee Lee, dijo que "no se puede dejar ni una piedra sin levantar" y que la comunidad internacional debe pronunciarse sobre las violaciones "con una sola voz, de manera unida y fuerte".

La experta pidió que investigar "la discriminación sistemática, estructural e institucional en las políticas, la legislación y la práctica, así como en la persecución de larga data contra la minoría rohinyá y otras minorías en el estado de Rakhine (oeste), con atención en los episodios violentos de 2012 y 2014 y en las operaciones de seguridad posteriores a los ataques del 9 de octubre (pasado), que pueden representar crímenes contra la humanidad".

Unas mil personas han muerto y unas 97.000 han sido desplazadas en el Rakhine por la operación de castigo que el Ejército inició tras el asalto armado del 9 de octubre contra tres puestos fronterizos atribuido a rebeldes rohinyá.

Al menos 73.000 rohinyá han huido a Bangladesh a raíz de la operación en la que, según numerosos organizaciones, los militares han cometido todo tipo de abusos con la población civil, incluidos asesinatos, violaciones y quema de casas.

La relatora, que visitó recientemente Rangún y partes de los estados de Kachin, Mon y Rakhine, así como Naipyidó y Bangladesh, dijo que ha escuchado "relato horrendo tras relato horrendo".

La experta expresó asimismo su "extrema preocupación" por la continuada escalada de violencia en Kachin, Shan y otros estados y su cada vez mayor impacto en las poblaciones civiles por las tensiones entre el Ejército y una coalición de guerrillas de minorías étnicas en el noreste, en la zona fronteriza con China.

Yanghee Lee señaló que Birmania, dirigido desde hace un año por la Nobel de la Paz Aung San Suu Ky, ha creado varias comisiones para revisar la situación en Rakhine, pero todavía debe precisar las obligaciones del mandato y hay dudas sobre la "independencia e imparcialidad" con la que se conducen las investigaciones.

Además, en el caso de las comisiones de asesoramiento presididas por el ex secretario general de la ONU Kofi Annan, las presuntas violaciones en cuestión están "fuera del mandato".

También instó a Birmania a permitir la apertura de una oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU con "mandato pleno".

Una investigación del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos calificó el pasado 3 de febrero las atrocidades de "limpieza étnica", y el comisionado Zeid Ra’ad al Hussein dijo que pueden equivaler a crímenes contra la humanidad, lo que justificaría la intervención de la Corte Penal Internacional.

En la sesión de hoy, el Gobierno birmano rechazó la creación de una comisión de investigación, porque el país está "haciendo frente de manera seria a las acusaciones a nivel nacional", según su representante.

También rechazó la calificación de crímenes contra la humanidad, porque "está basada en acusaciones no verificadas, intencionadas y sesgadas".

El representante de la Unión Europea (UE) no apoyó la propuesta de la relatora, sino que respaldó de manera general "investigaciones creíbles e independientes" y la "rendición de cuentas de todos los autores de (actos de) violencia y odio".

Asimismo, pidió "pleno acceso humanitario y de observadores" al país.

Apple Store Google Play
Continuar