Relaciones públicas en organizaciones políticas

Por Daniel García Santana

Como bien sabemos las relaciones públicas en la herramienta social utilizada para crean o mantener una imagen de una persona, entidad o institución, que es aplicada desde adentro hacia afuera, y la política es la ciencia destinada a conquistar espacios sociales a partir de propuestas bien planteadas.

Si partimos de esas definiciones, concluimos que las relaciones públicas sería una herramienta muy importante para las organizaciones políticas obtener más capital social o político. Sin embargo, al parecer, eso no ha sido entendido por las organizaciones políticas nacionales.

Las organizaciones políticas nacionales no ejecutan las relaciones públicas de una manera estratégica y planificada, sino que limitan su accionar a sus contactos con los grupos de interés a través de las redes sociales y medios de comunicación tradicionales (periódicos impresos-digitales, televisión y radio).

Incluso, las relaciones públicas internas, tan importante para trasmitir valores, mensajes y confianza desde adentro hacia afuera, no es objeto de atención concentrada de los partidos políticos. Su accionar es debatido y aprobado por una minoría de sus dirigentes altos.

Generalmente, los dirigentes medios y bajos conocen las acciones de sus organizaciones cuando las ven publicadas en medios de comunicación, por lo que se les limita el derecho a opinar, participar y sentirse parte integral de la organización.

El panorama planteado hasta ahora es el de la mayor parte de las organizaciones grandes. Los partidos minoritarios parece que se desaparecen luego de concluidos las elecciones y vuelven en los meses próximos a las otras. Eso se puede contactar con una simple búsqueda en medios de comunicación, donde sus opiniones son casi nulas, y no hacen ni la simple acción de agente de prensa, que entienden los grandes es relaciones públicas.

Las organizaciones políticas del país deben empezar a dar la importancia a las relaciones públicas como herramienta social sustentada en la verdad, y no en acciones de simples convencimientos eventuales, principalmente a través de medios de comunicación.

Por  Daniel García Santana

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar