Regidor Ozuna dice alcalde Boca Chica y ferretero intentaron secuestrarlo

Por El Nuevo Diario Martes 20 de Junio, 2017

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- El regidor y presidente de la Sala Capitular de Boca Chica acusó al alcalde de ese municipio, Radhamés Castro, y al empresario ferretero Bolívar Tavares, de haberlo citado en una oficina para secuestrarlo, con la intención de amedrentarlo debido a que ha denunciado irregularidades cometidas por las autoridades en ese cabildo desde hace seis años.

El regidor Frank Ozuna aseguró que Taveras fue quien le hizo la oferta de los 360 mil pesos a los regidores, quienes supuestamente le pidieron dicha suma para aprobarle la construcción de una ferretería en la autopista Las Américas, y que éste, además, acompañado de tres hombres, lo citó en una oficina donde había tres hombres más para secuestrarlo a él y otros regidores.

Entrevistado vía telefónica por El Nuevo Diario en la Tarde, programa conducido por Jaime Rincón y Euclides Marmolejo, aseguró que la conversación difundida en un audio por las redes sociales, donde le proponen el supuesto soborno al ferretero, se produjo luego que el proyecto ya había sido aprobado.

Ozuna denunció que el escándalo obedece a una persecución montada en su contra por el alcalde de ese municipio, Radhamés Castro, con quien afirmó rompieron relaciones porque desde hace seis años y el tiempo que lleva la actual gestión municipal han denunciado “las cosas que no están bien”.

Dijo que “ellos” denunciaron el vertido de desechos en el Gran Santo Domingo, además de un deshuesadero de vehículos a principio de año, hecho por el que no hay nadie detenido ni ninguna querella. Agregó que hay un contrato de basura que genera más de cuatro millones, que dice que la compañía adjudicada se compromete a llevar camiones identificados a nombre de ésta, lo cual dijo no ha sucedido.

Denunció que dicha compañía, la cual no identificó, no cumple con ningún requisito para su operación porque los obreros y toda la maquinaria que emplea pertenece al ayuntamiento, y que contrario a operar con sus propios camiones, los alquila a un costo de hasta 70 y 75 mil pesos, los mismos que anteriormente, aseguró, le costaban al ayuntamiento entre 25 y 30 mil pesos.

El regidor Ozuna acusó al alcalde de Boca Chica y al empresario ferretero al que supuestamente pretendían sobornar, de confabularse para hacerle daño, además de haber tramado un secuestro en la oficina donde se grabó el mencionado audio para amedrentarlos por las acciones en defensa de los munícipes, que asegura, han practicado desde el principio.

Dijo que está dispuesto a ser investigado e ir donde sea para defenderse y que continuarán trabajando por la defensa de los intereses del pueblo de Boca Chica sin miedo a enfrentar cualquier trama que se les juegue para impedirles hacer su trabajo.

Agregó que de él ser investigado también habrá que investigar a otros, incluyendo al empresario Bolívar Taveras, de quien dijo que en el propio audio que desató el escándalo, éste habla de evasión de impuestos.