Reflujo político

Por Manuel Hernández Villeta miércoles 30 de octubre, 2019

El reflujo político lo que necesita es reorganización. Para los partidos políticos dominicanos revitalizarse necesitan un par de meses. Será en el mes de enero que se tendrá una idea preliminar de cómo están los frentes políticos.

Es un absurdo presentar músculos  ahora, cuando todavía los partidos están en la reorganización luego de la división y escoger candidatos presidenciales. Cualquier encuesta de estos momentos no responderá a la verdad y la realidad.

El laborantismo político tiene que pasar por una base de reorganización. Los grupos de Danilo, de Leonel y de Abinader,  no pueden ir a la batalla con el esquema anterior. Tienen que engrasar la maquinaria, y prepararse para una lucha sin cuartel a partir de enero.

Ya hay una gran realidad, y es el espejismo de la segunda vuelta electoral. A vista del día de hoy, nadie conseguirá fuerzas para ganar en la primera vuelta, y se tendrá que ir a una segunda ronda electoral.

En el pasado, sin divisiones pero alejamientos, tanto Leonel como Danilo fueron ganadores  en la primera vuelta. Ahora tienen una realidad diferente, y para ser realistas en la política tienen que comprenderlo, o correr el riesgo de ser barridos por los acontecimientos.

En este viento frío  de peledeistas hay una nueva realidad, sobre la cual giraran  las elecciones. Van dos candidatos del PLD. El fuerte de Gonzalo Castillo es el equipo partidario de Danilo Medina, y uno de los músculos de Leonel será atraer la mayor cantidad de seguidores y simpatizantes del PLD. Danilo no será candidato, y Leonel no tendrá el PLD. No hay que tener lentes de aumentos  para darse cuenta que hay un hueco que rellenar y un nuevo escenario.

Lo ideal es que se vea con nueva óptica   la pugna entre Danilo y Leonel. Su enfrentamiento en el PLD terminó con la división, y allí debe concluir. La máxima política se tiene que respetar. No hay amigos ni enemigos, solo aliados circunstanciales. El amigo de hoy, puede ser el enemigo de mañana. Y el enemigo de ahora, puede ser el aliado del futuro.

En  una segunda ronda electoral, Danilo y Leonel se van a necesitar, de acuerdo a como sea el numero conseguido en la votación popular. En el hipotético caso de que Leonel sea tercero en la boleta, tendrá la capacidad de darle el triunfo a Gonzalo o a Abinader.

Si luego de la división no se aplica el olvido, borrón y cuenta nueva a  las asperezas entre Danilo y Leonel, van a dejar cerrado el camino para un eventual entendimiento electoral en la segunda ronda del  20, y  quedará  como opción que Leonel   si queda tercero  le dé el triunfo a Abinader. Si Abinader queda tercero  apoyará al león. ¿Y si Gonzalo queda tercero, que hará? ¡Ay!, se me acabó la tinta.
Por Manuel Hernández Villeta

Anuncios

Comenta