Reflexiones sobre los acontecimientos Políticos en América Latina

Por Rocio Regalado M. lunes 2 de diciembre, 2019

ARTÍCULOS ANTERIORES

Rocio Regalado M. Rocio Regalado M.

Hemos visto a partir del año 2017 hasta la fecha la celebración de 14 elecciones presidenciales en América Latina; eso sin contar, que Venezuela y Bolivia no se entrañen en  este conteo.

Existen ese síndrome que lo podemos describir de la siguiente manera los resultados de las elecciones a través de los procesos electorales devienen en conflictos sociales .

Los hechos ocurridos en las últimas semanas; a nuestro juicio, son el resultado de desconcertantes posibilidades de rupturas entre los gobiernos y su pueblo. En un balance de 14 elecciones es obvio que se desmantela entre fronteras aquí tenemos a Haití y sus constantes revueltas populistas. En ocasiones, tanto ellos como nosotros somos pocos respetuosos de los derechos humanos, formándose una especie de disociación con los valores democráticos, lo cual hoy en día puede llegar a pesar a nuestra República Dominicana.

Existen muchos líderes jóvenes que hoy en día deben dirigir su atención en  escuchar bien lo que dice el pueblo para que sea desde allí que comience su accionar. Lejos de las campañas digitales promovidas a través de redes sociales. Como decía el doctor José Francisco Peña Gómez “Hay que bajar a las bases”, refiriéndose al pueblo o las masas.

No me sorprende nada de lo que está ocurriendo se alza el populismo cuando se sale el tren de control por muchas razones expuestas a la Luz Pública. Empezando por los valores, esto ocurre en nuestras narices, lo respiramos a diario.
Es un tema de conciencia colectiva. Con un voto consciente, primero en las elecciones congresuales y municipales el próximo 20 de febrero, para hacer sentir algo similar a lo acontecido en México, con el llamado “voto duro”.

El próximo año  no será tranquilo; pues, tenemos dos procesos electorales con una diferencia de 90 días y en las que cada una representa un gasto del erario público enorme.

No se trata de votar por votar. Nuestro desafío como jóvenes es enorme y, en mi caso como mujer aún más. Por lo que no es momento para dejar esta decisión en manos de las élites, es una responsabilidad de todos nosotros como país. La política trata de asuntos de economía, políticas sociales, culturales, de inclusión, de seguridad, de gasto del presupuesto público. Siendo lo correcto ir en evolución o en búsqueda de lo que represente más y mejor nuestros intereses.

No es que yo hablo de tener una sociedad “justa”, no se trata de eso. Menos de conducir un discurso de revolución.  Se trata de una responsabilidad que como sociedad tenemos para lograr un clima de inclusiones, equidad y desarrollo en conjunto. Se trata de democracia sin banderas de partidos políticos. Porque se trata de República Dominicana y esa, es de todos.

Anuncios

Comenta