Reflexiones en Semana Santa 2019

Por Juan Tomás Taveras martes 23 de abril, 2019

Me ha inspirado escribir mi punto de vista sobre la Semana Santa, período que muchos consideran propicio para reflexión y otros de sacrificios, de fiestas o de vacaciones. La cual tiene sus peculiaridades, porque se llevan a cabo ritos y actividades tradicionales como el viacrucis, la vigilia pascual, determinada gastronomía, peregrinación, fiestas y música propias de la Semana Mayor.

En esos días especiales la religión cristiana conmemora la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo como parte de la cuaresma, período en que se recuerda los cuarenta y seis días de ayuno en el desierto.

“El hecho de que el ser humano sienta nostalgia de Dios se debe a eso que los primeros padres de la iglesia llamaban ´la semilla del Verbo´, o sea, para los teólogos del siglo I en el ser humano había una semilla de Cristo, una impronta de Dios, decía San Agustín. Esto es lo que mueve al hombre a buscar a Dios, en sentido general.” (Neftalí Eugenia).

El cristianismo, religión número uno en el mundo con aproximadamente 2,350 millones de practicantes, un 32% de la población mundial (estimada en 7, 500 millones), está basado en las enseñanzas de Jesucristo, adorando a un solo Dios, de quien habla en sus historias y citas bíblicas.

Los seres humanos buscan un equilibrio de conciencia espiritual, una filosofía de vida, un idealismo de pensamiento, o como queramos enfocar los efectos de la divinidad de Dios o la negación de este. Para mí en particular, que soy, sigo y me inscribo en la filosofía cristiana, respeto a todas las demás denominaciones religiosas y no religiosas incluyendo los ateos o agnósticos. Entiendo que ninguna tiene la verdad absoluta. Solo Dios puede juzgarnos desde el punto de vista religioso y de la divinidad que sea. A su debido tiempo cada uno de nosotros tendrá que rendir cuentas a través de sus actos.

De acuerdo a las memorias históricas, los seres humanos de todos los tiempos han necesitado adorar o someterse a un poder subliminal, divino, fantástico, utópico, mitológico, dioses, o un único Dios y su enviado Jesucristo en el caso de los cristianos. Esto trae consigo las religiones que a través de la historia han estado en contraposición con la ciencia. De acuerdo a estudios de los Testigos de Jehová, existen en el mundo más de 37 mil congregaciones religiosas. Para algunos era tan grande la necesidad que creaban monumentos en representación de esas divinidades. En ocasiones los mismos hombres eran los representantes de esas divinidades.

Aquellos que tomamos esta semana para la reflexión debe preocuparnos la situación sociopolítica, económica, cultural y ambiental de nuestra República Dominicana, que exige de forma inmediata la participación y el involucramiento de todos para la búsqueda de respuestas y soluciones a los conflictos que nos afectan, como son la crisis de valores éticos y morales que nos están llevando al colapso.

La familia está en crisis, la iglesia está en crisis, la moral está en crisis, al igual que el patriotismo, la civilización,  la valentía, los políticos, los partidos, el medio ambiente, el Estado, la migración, las instituciones públicas, la justicia, las personas y todo lo demás.

Es urgente ir al rescate de la conciencia en cada familia, de los padres, de los hijos, de los hermanos. La familia es la institución más importante de toda sociedad, de ahí la premura de ir en su auxilio. Reflexionemos, (“No hay religión más elevada que la verdad”).

He mantenido la teoría de que si se cumplieran las doctrinas y principios en que se basan cualquiera de las más de 37 mil congregaciones religiosas, o para nosotros los cristianos el decálogo de nuestra religión cristiana, herencia de Moisés e inspirada por Dios en las tablas de los diez mandamientos, la cual es una ley corta y sencilla, podría sustituir todas las demás leyes, la vida y convivencia social fuera maravillosa.

En este tiempo de reflexión repasemos los Diez Mandamientos, porque vienen a darnos luz, guía y esperanza frente al deterioro social y a la crisis mundial: Éxodo 20:1-17 (versión resumida). Indignada reflexión en Semana Santa.

1º Amarás al Señor tu Dios sobre todas las cosas y solo a él darás culto.

2º No tomarás el Nombre de Dios, Yahvéh, en vano.

3º Santificarás las fiestas.

4º Honrarás a tu padre y a tu madre.

5º No matarás.

6º No cometerás actos impuros. adulterio.

7º No robarás.

8º No dirás falso testimonio ni mentirás.

9º No consentirás pensamientos ni deseos impuros. Codicia y lujuria.

10º No codiciarás los bienes ajenos. Envidia.

“El Evangelio de Jesucristo te enseña el verdadero significado de ser cristiano, que no es otra cosa que amar y servir a nuestros semejantes. Amad, pues, a vuestros enemigos y haced bien, y prestad, no esperando de ello nada (…) Sed, pues, misericordiosos.” Lucas 6. 27-36. A esto se le ha llamado durante mucho tiempo, “la regla de oro”. Incluso el gran filósofo alemán Enmanuel Kant la trató en su filosofía.

“Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”, Juan 8:32 Reina-Valera 1960 (RVR1960).

Que Dios les bendiga siempre. Dios, patria y libertad con independencia.

*El autor es mayor general retirado PN, periodista, activista social, miembro fundador y vocero de la Asociación de Policías y Militares Activos y Jubilados Dominicanos, APODOM, Pro Dignidad y Derechos. Incluye a todos los veteranos.–

 

Por: Juan Tomás Taveras

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar