Reflexión constitucional sobre el aborto (tres causales) y el pantalón negro

Por Elías Wessin Chávez miércoles 21 de abril, 2021

El debate constitucional entre los Pro Vida y los Pro Aborto no se debe dar en el marco de una interpretación excesiva vs. una interpretación reducida de la Constitución, como pretenden algunos juristas, sino en el plano fenomenológico de la puridad y realidad planteada por el propio texto constitucional.

La lógica jurídica y la razonabilidad hacen que el derecho no caiga en absurdos, ni tampoco en artimañas adornadas de conexiones sintácticas de apariencia doctrinal, pero que niegan su eficacia, porque niegan la pura verdad jurídica.

En otras palabras, si tengo un pantalón negro no puedo explicar por más recovecos verbales que utilice decir que la tela es verde o que tira para verde, cuando es negro, porque tiene un botoncito verde.  No hay interpretación exagerada que pueda demostrar lo contrario.

El artículo 37 de la Constitución es ese “pantalón negro”, es el primer derecho fundamental, base de los demás derechos.  Sin vida no hay seres humanos y, por ende, no hay derechos humanos.

Hay respetados juristas que quieren ponerle “tintes verdes o verdosos al pantalón negro”.  Lo quieren dañar y con ello confundir, mayormente a los neófitos.

El artículo 37 de la Constitución es un fortín infranqueable en defensa de la vida, de toda vida humana: de la madre, del neonato, del hombre…y con el tropiezan las tres causales o aborto propiamente dicho; texto que en nada contradice a otros de la misma Constitución, es a fin de cuentas, el derecho humano que sustenta a sus derechos derivados.

Por tanto, hace bien el Congreso Nacional en aprobar un Código Penal sin las causales.  Hacen bien los legisladores en anclarse en el Art. 37 de la Constitución.  Texto que no admite interpretación, ni mucho menos una interpretación laxa.

Por Elías Wessin Chávez

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar